«La sobremedicación del sufrimiento psíquico supone un grave riesgo»

Un expaciente, un psicólogo y una pedagoga ponen en marcha el Proyecto Fénix, que defiende la autogestión de la salud mental

LAURA MAYORDOMO GIJÓN.

El origen del Proyecto Fénix, presentado ayer en Oviedo, es Santiago González, un asturiano de 36 años que se presenta como «expsiquiatrizado y futuro integrador social» y al que acompañan en esta iniciativa el psicólogo y terapeuta Josema Amigó y la pedagoga Alejandra María Antúnez. Juntos se han propuesto «dar otro enfoque a la salud mental», más humanista y menos medicalizado, en la consideración de que «el actual concepto de enfermedad mental, la psiquiatrización y la sobremedicación del sufrimiento psíquico supone un grave riesgo para el bienestar emocional de la población».

Critica Santiago González que los tratamientos para enfermedades mentales son, en la mayoría de los casos, «crónicos» y que producen «una gran dependencia». Él, que fue diagnosticado hace ocho años de trastorno bipolar, inició hace dos un periodo de discontinuación de psicofármacos para ir reduciendo la dosis del tratamiento que le habían pautado. Y defiende que lo más importante para la recuperación de las personas con trastorno psíquico es «el apoyo mutuo de profesionales y ejemplos paradigmáticos», como el suyo, «la autogestión de la salud mental y la defensa de los derechos de quienes se encuentren en situación de vulnerabilidad psíquica».

Los responsables de Proyecto Fénix ofrecerán consultoría y asesoramiento en salud mental los martes y jueves, de 17 a 19 horas, en el hotel de asociaciones de Santullano de Oviedo, donde también funcionará una 'oficina de defensa en diversidad mental' que se encargará de la tramitación de reclamaciones o denuncias por vulneración de derechos o procedimientos inadecuados en los servicios sanitarios públicos y privados. También organizarán charlas y cursos, como uno de autogestión que se llevará a cabo en diez fines de semana de aquí a junio de 2018 en Gijón.

Fotos

Vídeos