El Comercio
Start Innova
STARTinnova, una firme apuesta por el futuro emprendedor en Asturias

STARTinnova, una firme apuesta por el futuro emprendedor en Asturias

  • Se ultima la composición de los grupos participantes en la tercera edición de este programa de ELCOMERCIO.es para fomentar la cultura emprendedora entre estudiantes de Bachillerato y FP

Comienza el curso y con él regresa STARTinnova, el programa de fomento de la cultura emprendedora que, desde hace tres años, impulsa ELCOMERCIO.es y que está destinado a estudiantes de Bachillerato y de Formación Profesional de todo el Principado.

Gracias a STARTinnova, sus participantes, divididos en dos categorías –alumnos de 16 y 17 años y mayores de esa edad–, se forman en el desarrollo de comportamientos emprendedores durante los cinco meses que dura el proyecto. En este tiempo, los estudiantes trabajan en grupos de cuatro o cinco personas que cuentan con el apoyo de un tutor del centro. Él es el encargado de orientarles durante todo el programa, asesorarles y controlar que se cumpla el calendario de tareas de cada equipo. Asimismo, existe la figura del ‘padrino’, empresas y otras entidades que apoyan a los diferentes centros.

STARTinnova se asienta sobre una plataforma de ‘e-learning’, creada por un comité técnico, que une conceptos teóricos con ejercicios interactivos. Para ello, los alumnos disponen de recursos como vídeos, textos, preguntas de refuerzo y la posibilidad de descargarse los contenidos formativos. Como actividad complementaria, con el objetivo de reforzar los conocimientos que vayan adquiriendo, realizarán ejercicios prácticos y pruebas de autoevaluación, además de participar en clase en debates sobre la materia que están abordando. También contarán con una serie de charlas digitales con diferentes expertos que les ampliarán sus conocimientos y que contestarán a las preguntas que les hagan.

El plan de negocio que los estudiantes tienen que plantear se basa en el modelo Canvas, creado por el suizo Alexander Osterwalder, una de las metodologías de negocio más empleadas para convertir una idea en un proyecto real, gracias a su sencillez. Esta herramienta es utilizada, sobre todo, por ‘startups’, pero también es muy útil para compañías tradicionales que quieren emplear un sistema que permite conocer su situación de forma esquemática, ya que es muy visual.

La metodología de STARTinnova es uno de los aspectos que más destacan los tutores de los equipos que ya han participado en ediciones anteriores y que subrayan que los alumnos se implican más en el proyecto porque propone una forma diferente de aprender. Además, también llaman la atención sobre lo importante que es abrir la mentalidad de los más jóvenes a otras posibilidades laborales, como es el autoempleo.

Aunque las inscripciones siguen abiertas, por el momento, una decena de centros de Gijón, Oviedo, Avilés, Mieres y Boal ya ha confirmado su participación en esta iniciativa que pretende despertar vocaciones relacionadas con el emprendimiento entre los más jóvenes y que conjuga el aprendizaje teórico y práctico sobre la creación de un proyecto empresarial o social con el desarrollo de otras capacidades importantes como hablar en público, el trabajo en equipo o el dominio de las nuevas tecnologías. Muchos de los alumnos participan dentro de la asignatura de Economía, ya que este proyecto es un complemento perfecto para ella, pero también se abre a otras materias, ya que los conocimientos que ofrece STARTinnova son transversales a otras disciplinas.

Al final, no se trata de que los participantes creen su propia empresa, pero sí de que aprendan una serie de habilidades que debe tener en cuenta una persona emprendedora, cuáles son las variables que hay que tener en cuenta para confeccionar un modelo de negocio; identificar una idea y desarrollar el proyecto y defenderlo en un evento final al que solo llegarán los mejores trabajos.

Las distintas fases

La plataforma de ‘e-learning’, diseñada por un comité técnico plantea cuatro bloques diferentes de aprendizaje.

Aprendiendo a emprender. Los alumnos irán conociendo las habilidades y características de un emprendedor: visión, capacidad de planificación, sinergia y negociación, proactividad y habilidad de comunicación.

De la idea al proyecto. En este bloque los alumnos se familiarizan con el modelo Canvas. Así aprenderán a definir la segmentación del mercado; los flujos de ingresos; las actividades, recursos y alianzas claves; la estructura de costes; los canales de distribución y comunicación; la relación con el cliente y la propuesta de valor. En este apartado aprenden a dar forma a una idea, mientras profundizan en la metodología Canvas.

Desarrollo del proyecto. Con la base de lo aprendido hasta este punto, cada grupo deberá desarrollar en un plazo de tres semanas su propio proyecto de emprendimiento empresarial o social basado en el modelo Canvas. Para ello, tendrán que elegir una idea viable y darle forma. En esta tercera fase aprenderán, además, a poner en práctica otras habilidades como la negociación, la capacidad de establecer relaciones asadas en el beneficio mutuo, la asertividad o la escucha activa. De este modo, cada uno de los equipos tendrá que ir forjando su idea empresarial y, finalmente, su esfuerzo será evaluado por un equipo de profesores del departamento de Administración de Empresas y del Área de Organización de Empresas de la Universidad de Oviedo, liderado por el director del Área de Empleabilidad, Guillermo Pérez-Bustamante. Ellos serán los encargados de verificar si los estudiantes han cumplido con éxito los distintos bloques temáticos y elegir los mejores trabajos. Estos pasarán a la final. Además, como la evaluación se realizará también a través de la plataforma ‘online’, los docentes no conocerán al grupo en concreto al que están poniendo nota, ni tampoco qué proporción en el resultado final tiene cada aspecto que están calificando, ya que la plataforma realizará una ponderación de forma automática. Con esto se busca que la valoración sea lo más aséptica posible.

Defensa del proyecto. Los grupos que consigan la puntuación más alta serán seleccionados para presentar su proyecto en público. La exposición la podrá realizar un portavoz, varios o, incluso, pueden participar todos los miembros del equipo. El formato elegido es lo que se conoce como ‘elevator pitch’, en referencia al poco tiempo que tienen para ello, como si fuera el viaje en un ascensor. Esto les obligará a exponer y condensar su modelo en muy pocos minutos. La suma de la puntuación del proyecto sobre el papel y la de su exposición, valorada por un comité de expertos, servirá para elegir a los ganadores.

De este modo, STARTinnova se convierte en un concurso en el que más que nunca lo importante es participar, ya que, una vez completado el programa, los alumnos habrán adquirido las competencias y habilidades necesarias que permitan emprender eficazmente un proyecto empresarial y social, aunque también descubrirán todas sus dificultades, como que no basta con tener una idea, sino que hay que realizar un análisis pormenorizado de ella; ser capaces de ponerla en la perspectiva del mercado o, también, aprender a encajar el fracaso.

Asimismo, gracias a STARTinnova, los alumnos con actitudes para emprender podrán desarrollar estas competencias e, incluso, descubrir una vocación que no conocían y que, quizás, nunca se habían planteado, sobre todo, si no tienen a ningún empresario en su entorno socio-familiar.