El Comercio
Start Innova

Cuenta atrás para la final de STARTinnova

  • Los grupos con mejores puntuaciones ultiman la preparación de la exposición de sus proyectos

Son días de nervios, de sacar tiempo de dónde no lo hay y de ensayar para que todo salga bien. Los diez equipos finalistas de STARTinnova, el programa de fomento de la cultura emprendedora que organiza EL COMERCIO, apuran las jornadas que faltan para el 2 de marzo.Ese día, el Aula Magna del Edificio Histórico de la Universidad de Oviedo acogerá la final de la cuarta edición de esta iniciativa en la que participan desde octubre 250 estudiantes de Bachillerato y Formación Profesional de catorce centros de toda Asturias. En ella, los finalistas tendrán que exponer ante un jurado de expertos y el público que acuda las ideas de negocio que han desarrollado. De la valoración de los expertos y la nota que han recibido hasta ahora por sus proyectos saldrán los ganadores de las dos categorías, la de menores de 17 años, que se corresponde básicamente a estudiantes de primero de Bachillerato, y la de mayores de esa edad, para alumnos de segundo de Bachillerato y Formación Profesional.

Los tutores de los proyectos reconocen que sus pupilos están a la vez nerviosos y encantados por llegar a la final, además de enormemente motivados. No en vano, muchos otros equipos se han quedado por el camino, entre ellos compañeros de clase de los elegidos. Del medio centenar de grupos que participan en esta edición solo diez han llegado a la cuarta fase, tras pasar todos por las tres anteriores, que les han permitido acercarse al mundo empresarial gracias a una plataforma de ‘e-learning’ que une conceptos teóricos y práctica. El primer bloque les sirvió para aprender cómo se constituye una empresa y el perfil y conocimientos que debe tener un emprendedor. El segundo, cómo se confecciona un proyecto de negocio. Y con el tercero llegó el gran reto: llevar a la práctica los planteamientos que hasta entonces solo eran teoría y desarrollar cada equipo su propia idea empresarial.

Profesores de la Universidad de Oviedo se encargaron de analizar todos los trabajos de los equipos, aunque en ningún momento supieron a qué grupo estaban evaluando, de tal forma que el proceso resulta completamente objetivo. Además, tampoco sabían la ponderación de cada aspecto del trabajo que puntuaron. Es la propia plataforma la que da una importancia mayor o menor a cada uno de los elementos y de la que salieron los diez equipos finalistas.

Los grupos llegan a esta fase con proyectos muy distintos, desde empresas dedicadas a la vida sana a planteamientos relacionados con el ocio. Por el momento, encabezan la clasificación de las dos categorías sendos equipos del IES El Batán, de Mieres, que esperan no perder esa posición de cabeza. De hecho, como si un ensayo general se tratara, ya han expuesto sus proyectos ante la comunidad educativa del centro: una tienda que comercializa juegos y una pista de ‘skate’ cubierta con otros servicios asociados. Sus tutoras, Ángeles Luengo y Paz Fernández de Vera, reconocen que el hecho de que este proyecto formativo sea una competición les motiva, aunque también sienten la responsabilidad de representar al centro. Además, El Batán cuenta con otro equipo finalista, que propone un negocio en el que adquirir productos de calidad y saludables utilizando las nuevas tecnologías.

No obstante, el resto de grupos espera plantar una dura batalla en la gran final. Y podrán hacerlo, de hecho, se da la circunstancia de que en la categoría destinada a los alumnos de primero de Bachillerato, un equipo del IES Alfonso II, de Oviedo, cuenta con la misma nota que el del IES El Batán que lidera la clasificación. Su tutora, Soledad Collado, destaca el espíritu participativo y los valores que están aprendiendo con este trabajo que, en este caso, se aleja de un negocio al uso y se centra en un proyecto social contra el acoso escolar. «Queremos que se conozca para concienciar a la sociedad de que el ‘bullying es un problema real», señala.

Más allá de fomentar la cultura emprendedora, STARTinonva ha permitido también a los alumnos aprender sobre otros aspectos, así, por ejemplo, el equipo finalista del colegio salesiano Santo Ángel ha desarrollado su proyecto sobre el cultivo hidropónico que, en vez de utilizar suelo agrícola, emplea para cultivar soluciones minerales. «Nos ha costado mucho recabar información sobre él, ya que en España y en Asturias está muy poco desarrollado», reconocía su profesora Mercedes Fernández.

En el caso del Colegio de Fomento Los Robles, su tutor, Fernando Bárcena, asegura que sus estudiantes también «han trabajado bastante la idea», una idea que pasa por utilizar pegatinas o pulseras ‘contactless’ para el pago de servicios públicos y ayudar a los ayuntamientos a gestionarlos unificando sus bases de datos.

Otros proyectos tienen una relación directa con los estudios que realizan los alumnos, sobre todo, en el caso de los de Formación Profesional. Así, desde el Centro Integrado de Formación Profesional Hostelería y Turismo de Gijón, el grupo finalista propone la gestión de una casa rural con un proyecto ‘bikefriendly’; el Instituto Técnico de la Pastelería y la Panadería Asturiana (Iteppa) presenta un proyecto de ‘catering’ de una pastelería internacional y desde el IES Monte Naranco, una tienda una tienda de reparación exprés de ordenadores que también monte equipos personalizados y organice microcursos a personas mayores y discapacitadas para el uso de aplicaciones de móviles. Por su parte, en la Escuela Europea, segundos de momento en su categoría, proponen un proyecto de hostelería de comida sana y ‘fitness’.

Los ganadores de esta cuarta edición de STARTinnova se conocerán el próximo día 2, tras la final, cuando la nota que reciban por su exposición se una a la evaluación ya realizada por los profesores de la Universidad de Oviedo. Ahora tienen una semana más para preparar la presentación, pero solo contarán con diez minutos para convencer al jurado.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate