Start Innova
Mercedes Fernández y el equipo ganador del Santo Ángel, en su aula.
Mercedes Fernández y el equipo ganador del Santo Ángel, en su aula. / Marieta

La lechuga ‘secreta’ del Santo Ángel

  • El centro avilesino proyecta dedicar uno de los laboratorios al cultivo hidropónico

Cultivar lechugas hidropónicas tiene secreto. Lo saben en el Colegio Salesiano Santo Ángel de Avilés. Seis jóvenes estudiantes se hicieron con el primer premio de la final de STARTinnova en la categoría de grupos de 16-17 años. Marina Pérez, Claudia Díaz, Olaya Ruano, Olaya Díaz, Carlos Pulido y Pablo Queipo son los integrantes del ‘Grupo B’ que convencieron al jurado con su exposición del proyecto. Se trata de un innovador cultivo de lechugas hidropónicas que utiliza agua con una solución nutritiva y «secreta» en lugar de tierra.

Estos seis jóvenes, junto con su tutora, Mercedes Fernández, emplearon muchas horas de trabajo e ilusión. Tanta, que ya están pensando en repetir en la próxima edición. «Hasta ahora, ningún equipo del Santo Ángel había repetido, pero estos chicos dicen que en segundo de Bachiller quieren volver al STARTinnova». Lo cuenta la tutora que les apoyó durante el proyecto, que partía de una iniciativa interdepartamental de Tecnología y Economía del centro escolar avilesino que recurre a un líquido nutritivo y a luces led para producir lechugas, «muy frescas y de sabor muy suave».

La idea es convertir uno de los laboratorios del colegio en un espacio para este cultivo hidropónico. «De esa forma, los alumnos podrán observar todo el proceso, de principio a fin; desde las semillas y el semillero hasta el programa informático que controla las luces led», explica Fernández.

En Asturias no existe ningún proyecto similar, pero sí en Cantabria. El centro avilesino sería, por tanto, pionero en este tipo de cultivo.

Los jóvenes ganadores de la final del STARTinnova acaban de volver de un viaje de estudios. Han disfrutado unos días en Italia, donde han conocido Turín, Lucca y Milán, entre otras ciudades. Ahora, ya de vuelta, se enfrentarán a la última etapa escolar antes del final del curso. Y el año próximo quizá vuelvan a competir con un nuevo proyecto innovador. «Al inicio del curso hacemos una tormenta de ideas, todo muy profesional», apunta su tutora, que ya se ha presentado a cuatro ediciones. Según explica, lo que más motiva de STARTinnova es la posibilidad de mostrar a los estudiantes de un modo práctico cómo desarrollar un proyecto empresarial completo, «con el aliciente para ellos de participar en un concurso y que se les reconozca su esfuerzo».

Mercedes Fernández disfruta ayudando a los equipos a trabajar en los proyectos. Y si ganan, «la alegría ya es tremenda. Los compañeros les felicitaron enseguida, porque siguieron la competición online».