Sueltan en los ríos Nalón y Narcea los 25 kilos de angulas decomisadas en el aeropuerto

Tenían como destino Vietnam, donde iban a ser engordadas para venderlas como anguilas en Japón a 40 euros el kilo

M. M. C. GIJÓN.

Los más de 25 kilos de angulas vivas que el lunes fueron decomisadas en el aeropuerto de Asturias a dos ciudadanos de Malasia, han sido devueltas al río. En concreto, agentes de la Guardia Civil las soltaron en el Nalón y el Narcea, cauces tradicionalmente anguleros de la región.

La exportación ilegal de esta especie protegida fue detectada por efectivos del Cuerpo Nacional de Policía en el aeropuerto. Tras pasar el equipaje de los viajeros malayos por una máquina de rayos equis, los agentes localizaron 20 bolsas con botellas agua y angulas en su interior. En total, más de 25 kilos. En ese momento, ambos hombres, de unos 40 y 60 años, fueron puestos a disposición de la Guardia Civil, que los denunció por una infracción administrativa relacionada con la Ley de Contrabando.

La Benemérita inició entonces las pesquisas para averiguar la procedencia de las angulas, que fueron llevadas al centro de alevinaje de las Mestas del Narcea, donde se pesaron, para posteriormente ser soltadas en los ríos Nalón y Narcea.

Cada vez se están dando más casos de exportación ilegal de angulas en España. Se trata de un contrabando que tiene como destino Asia, especialmente China y Vietnam, donde los alevines son engordados en piscifactorías para, posteriormente, venderlos como anguila en Japón, donde es un plato muy apreciado. Se calcula que en un kilo de angula hay unos 3.000 ejemplares y que en un viaje como el detectado el lunes en el aeropuerto mueren unos 500 por el estrés. Quedarían 2.500 que, una vez engordados, cada uno ronda el kilo de peso. Tanto en China como en Vietnam las anguilas se venden a los japoneses en vivo o ahumadas. En el primer caso, el precio ronda los 30 euros el kilo, mientras que si son ahumadas y envasadas -sin cabeza ni espinas y con un peso de 600 gramos-, cuestan 40 euros el ejemplar. Las ganancias para los contrabandistas podrían superar los 75.000 euros por cada kilo angula. Si el lunes se decomisaron 25 kilos, los ingresos para la red de contrabandistas habrían supuesto unos 1.875.000 euros.

Se trata de un negocio muy boyante en Asia. El récord de venta en una rula asturiana tuvo lugar el 4 de noviembre de 2015, cuando se pagó a 6.230 euros el primer kilo de la temporada. Pero la media no es tan alta y no pasa de 500 euros por esos 3.000 ejemplares, cada uno de los cuales pesa un tercio de gramo. Los investigadores indican que en el mercado negro se paga entre 1.500 y 2.800 euros por kilo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos