«Sufrió y peleó mucho, es el tercer hijo que pierde su madre»

Concentración para pedir que se aclare cómo murió Bamba Gueye. / EFE
Concentración para pedir que se aclare cómo murió Bamba Gueye. / EFE

Ana Taboada elogia al senegalés ahogado en una balsa en la explotación de Grandas donde trabajaba y los sindicatos exigen que se investigue su muerte

S. G. A. OVIEDO.

Que se investigue el fallecimiento de Bamba Gueye, el joven senegalés que falleció ahogado en una balsa de agua en la plantación de arándanos en la que trabajaba en Grandas de Salime. Esta fue la exigencia que centró ayer una concentración en Oviedo convocada por los sindicatos UGT y Comisiones Obreras. Una protesta en la que, además, sirvió para recordar la trayectoria de Bamba Gueye, marcada por el esfuerzo y el afán de superación. Una trayectoria que se vio truncada el jueves pasado en Grandas de Salime, cuando, durante su jornada laboral, Bamba Gueye, que no sabía nadar, quedó atrapado en una balsa, a la que se había acercado a la hora de la comida.

«En su momento lo saqué del CIE (Centro de Internamiento de Extranjeros) de Aluche, hace ya diez años, y conseguimos traerlo a Asturias», relataba la vicealcaldesa de Oviedo, la abogada Ana Taboada. «Sufrió y peleó mucho por lograr los papeles, trabajando para ganarse la vida de vendedor, de temporero...», indicaba Taboada, quien lamentó que Bamba Gueye «nunca pudo volver a Senegal». «Es ya el tercer hijo que pierde su madre», añadió. La lucha de Bamba Gueye por labrase un futuro, asimismo, constituye en opinión de Taboada, uno de los muchos ejemplos con los que responder a «quienes dicen que los emigrantes vienen a quitarnos nuestros puestos de trabajo». Estas personas, los emigrantes, recordó la vicealcaldesa de Oviedo, «detrás tienen una vida de esfuerzo y sufrimiento». La comunidad senegalesa en Oviedo ha iniciado una campaña de recogida de fondos para repatriar su cadáver.

Los sindicatos, por su parte, incidieron en que, en palabras de Gerardo Argüelles (Comisiones Obreras), «en una sociedad avanzada no se puede concebir que los trabajadores pierdan su vida en el ejercicio de su profesión». «Si se cumpliera la Ley de Prevención, se evitarían no el cien por cien de las muertes, pero sí un buen número de ellas», remarcó Emma Fernández, de UGT.

Fotos

Vídeos