El reciclaje creció un 6,3% el año pasado hasta los 75,3 kilos por asturiano

Contenedores de recogida selectiva de basura en Piedra Blancas. /Marieta
Contenedores de recogida selectiva de basura en Piedra Blancas. / Marieta

Sobrescobio, Oviedo y Gijón lideran la recuperación de basura. Asturias es la única que tira el 74% de las bolsas al vertedero sin tratarlas

R. MUÑIZ GIJÓN.

El Principado y los ayuntamientos lo avisan. La Unión Europea puso como obligación llegar al año 2020 reciclando el 50% de los residuos domésticos, cuota de la que Asturias y el resto de comunidades está lejos. Urge cambiar de hábitos para evitar una sanción, algo en lo que la ciudadanía se aplica. El pasado año el Consorcio de gestión de residuos (Cogersa) recuperó 79.141 toneladas, un 6,3% más que el curso anterior.

Según los datos que ayer hizo públicos, cada asturiano dejó al cabo del año unos 86 kilos de basura en contenedores de papel, vidrio, envases, materia orgánica o escombros. Tras procesarlos, Cogersa se encontró con 10.740,9 toneladas de rechazo; esto es, suciedad que se tiró donde no debía o imposible recuperación. Descartada esa fracción, el reciclaje definitivo fue de 75,3 kilos por habitante.

Lideran el capítulo Sobrescobio, Oviedo y Gijón, donde se recuperan el 24,7%, el 21,81% y el 21,41% de los residuos urbanos que pasan por Cogersa. Es decir, casi todos, salvo los que generan las industrias. En las antípodas se ubican Cangas del Narcea, Allande y Degaña, donde la tasa de reciclaje oficial no pasa del 2,69%, el 2,91%, y el 3,23% respectivamente.

Una de las explicaciones repetidas al analizar las diferencias es que en el medio rural hay una población más dispersa, que tiene el contenedor de reciclaje a mayor distancia y dispone de terreno y animales con los que reutilizar, por ejemplo, los residuos orgánicos. El hecho de que Sobrescobio lleve años liderando el ranking cuestiona esta hipótesis.

Asturias avanza en hacia el objetivo del año 2020, pero sigue lejos. El Ministerio de Medio Ambiente acaba de publicar su estadística del curso 2015, la que incorpora los datos de Cogersa, pero también la de otros gestores de residuos que hay en la región. Según su informe, al sumar todos esos circuitos ajenos al consorcio resulta que los asturianos arrojan el 23,7% de todo el residuo de forma separada, la segunda mayor tasa del país, solo superada por Valencia. Los ciudadanos cumplen, pero existe un fallo en la gestión del desperdicio. El ministerio constata que el 74% de toda la basura urbana acaba en el vertedero central sin pasar por tratamiento alguno, algo que no ocurre en ningún otro lugar. El segundo que más depende de los basureros es Canarias, que lleva a ellos el 47% de sus deshechos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos