La temperatura media de Asturias fue medio grado más alta durante 2017

Aspecto que presentaba ayer el paseo marítimo de Luanco, donde se celebró una prueba deportiva en una cálida mañana. / TAREK HALUBI
Aspecto que presentaba ayer el paseo marítimo de Luanco, donde se celebró una prueba deportiva en una cálida mañana. / TAREK HALUBI

El promedio quedó en 13,5 grados, el sexto más alto desde 1981. Pese a la sequía, al final llovió un 9% menos de lo habitual en la región

R. MUÑIZ GIJÓN.

El pasado fue un año «muy cálido en Asturias». Lo afirma Ángel Gómez, delegado territorial de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). La temperatura media de la región se estableció en los 13,5 grados, lo que supone cinco décimas más de lo estadísticamente habitual. «Ha sido el sexto año más cálido en Asturias desde 1981», comenta. El calor apretó, pero «no ha sido tan extremo climatológicamente como en el conjunto de España». Sumados todos los datos del país, resulta que el pasado fue «el año más cálido de la serie histórica, iniciada en 1965», recuerda.

En lo tocante a las precipitaciones, fue un ejercicio en el que la Confederación Hidrográfica del Cantábrico activo el segundo semestre la prealerta por sequía. Finalmente se recogieron 1.143 litros por metro cuadrado, un 9% menos de lo registrado en el periodo en el periodo de referencia, esto es, de 1981 a 2010. «Ha sido el undécimo año más seco en Asturias desde 1981», anota el delegado. En esto el balance también es más moderado que el del resto del país. A nivel general en España cayó la segunda menor lluvia que se conoce desde 1965.

En una región de playas y montaña hay diferencias a nivel local. Respecto a las temperaturas, el curso «fue muy cálido en gran parte de la mitad occidental y cordillera, mientras que en el resto fue cálido, salvo en Rioseco, Bargaedo y Colunga, que fue normal». Si se atiende a las precipitaciones, 2017 fue «seco en general, en algunas zonas del suroccidente muy seco, y en algunas zonas del centro y del litoal oriental fue normal».

Oviedo cierra el año con 13,7 grados de media (cuatro décimas más de lo normal), en la base de El Musel el promedio es de 15,3 grados (medio grado más) mientras en la del aeropuerto fue algo más frío, 14,1 grados (lo que son seis décimas más de lo que acostumbra).

El balance se conoce tras el paso de una borrasca que ha dejado entre 50 y 120 centímetros de nieve en Valgrande-Pajares. Ayer los cielos se estabilizaron y el pronóstico apunta a que la ausencia de nubes se prolongará hasta el martes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos