Pajares, cerrado para camiones y el Huerna, con velocidad restringida

Temporal de nieve en Asturias
Damián Arienza

La nieve cierra al tráfico el Connio y otros 13 puertos de montaña, con cadenas

LAURA MAYORDOMO GIJÓN.

Asturias volverá a sentir hoy el crudo invierno. Aunque la sensación apenas dure unas horas, porque a partir del sábado comenzará una ligera mejoría que será más evidente el domingo y el lunes.

Las nevadas caídas en las últimas horas en Asturias han obligado a cerrar al tráfico de camiones el puerto de Pajares (N-630) mientras que el resto de vehículos deben utilizar cadenas para circular por la principal vía de comunicación entre Asturias y León junto a la autopista del Huerna (AP-66).

En el caso de esta vía, según informa en su página web el Servicio de Emergencias del Principado (SEPA), está prohibido circular a velocidades superiores a los 100 kilómetros por hora y los camiones están obligados a circular por el carril derecho.

Además, un alto de montaña de la red regional de carreteras, el del Connio (Cangas del Narcea), se encuentra cerrado y las cadenas son necesarias en otros trece, en concreto en el Palo, Pozo de las Mujeres Muertas, La Marta, San Isidro, Leitariegos, Tarna, Cerredo, Campillo, Tormaleo, La Cobertoria, Somiedo, San Lorenzo y Ventana.

El uso de cadenas es obligatorio también en siete carreteras locales en los concejos de Cabrales, Cangas del Narcea, Quirós, Somiedo y Teverga y se encuentra cerrado al trafico el tramo entre Tuiza y el puerto de la Cubilla, en Lena.

La de hoy será una jornada en la que buena parte del Principado estará en alerta por fuertes nevadas y fenómenos costeros. La nieve caerá con intensidad en la zona suroccidental, la Cordillera y los Picos de Europa, lo que ha obligado a la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) a decretar la alerta naranja para advertir de un riesgo «importante». También habrá alerta por fenómenos costeros durante todo el día, aunque ésta en un nivel inferior (amarillo), tanto en el litoral oriental como en el occidental.

Es la consecuencia de la llegada de un frente frío que ya se dejó sentir ayer -las nevadas obligaron anoche a usar cadenas en seis puertos de montaña- y que ha propiciado un cambio de tiempo muy brusco, con nevadas en cotas relativamente bajas y un desplome generalizado de las temperaturas de entre 8 y 10 grados, según la Aemet. Las acumulaciones de nieve podrían ser hoy de entre cinco y diez centímetros en cotas de 800 metros y de hasta veinte centímetros por encima de los 1.200. Por debajo de esas altitudes se esperan precipitaciones generalizadas y persistentes, ocasionalmente acompañadas de tormentas.

Más información

En lo que se refiere a las temperaturas, hoy no habrá muchos cambios en las mínimas, pero las máximas bajarán, sobre todo en el suroccidente. Los vientos soplarán del noroeste tendiendo a norte, con intervalos fuertes en zonas altas de la cordillera mientras que el litoral oriental vivirá episodios de intervalos fuertes del oeste que tenderán noroeste por la tarde.

A partir del sábado, el anticiclón dominará nuevamente en el norte y el resto de la Península, con temperaturas más suaves y una cota de nieve que irá subiendo progresivamente de los 1.100 a los 1.600 metros. La mejoría se hará más visible el domingo. Será la dominical una jornada con cielos poco nubosos o despejados y temperaturas máximas en ascenso. Y ese, más o menos, será el escenario que se repita en Asturias el lunes, cuando las temperaturas seguirán subiendo.

Sin llegar a los 14 grados

Ayer fue un día en que los termómetros no llegaron ni a los 14 grados en toda la región y en el que la mínima la registró el puerto de Leitariegos, con 3,3 bajo cero a las ocho de la tarde. La nieve que por la mañana había complicado la circulación por los puertos de San Isidro, Tarna y Ventana, siguió cayendo a lo largo de la jornada duplicando el número de pasos de montaña en los que era obligatorio el uso de cadenas. A las diez de la noche, éstas eran necesarias también en los del Connio, Leitariegos y Cerredo, todos en el suroccidente.

La previsión de las estaciones de esquí asturianas es abrir hoy, pero lo harán, en el caso de la de Valgrande Pajares, con tan solo tres telesillas y unos diez kilómetros de dominio esquiable. La de Fuentes de Invierno prevé hacerlo con todos sus remontes en funcionamiento y ocho kilómetros de pistas. Si la situación no cambia, para acceder a la estación habrá que poner previamente cadenas al coche.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos