La nieve amenaza con incomunicar Asturias

Una máquina quitanieves despeja la carretera en el pueblo de Sotres. /Juan Llaca
Una máquina quitanieves despeja la carretera en el pueblo de Sotres. / Juan Llaca

Asturias seguirá en alerta roja por nevadas hasta las 12:00 horas | El intenso granizo causó un accidente en la A-8, en Corvera, en el que se vieron implicados quince vehículos y que dejó más de siete kilómetros de retenciones

P. LAMADRID / R. ARIAS / B. G. HIDALGO GIJÓN.

Riesgo extremo por nevadas. La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) decretó ayer por la tarde la alerta roja, que se mantiene hoy, por nieve hasta las 12:00 horas, según las previsiones, que advierte de acumulaciones de nieve de hasta 40 centímetros en Picos de Europa y de hasta 20 en la central y valles mineros.

En la cordillera y Picos de Europa se acumularán entre 20 y 30 centímetros por encima de 500 o 600 metros, y más de 40 centímetros a partir de 1.000 metros, ocasionalmente en cotas inferiores.

Para la central y valles mineros se esperan espesores de entre 10 y 15 centímetros en la cota de 500 o 600 metros y de más de 20 por encima de los 800. El nivel de alerta se rebajará a amarillo a las 12:00 horas y para el resto de la jornada.

La Aemet también mantendrá el aviso amarillo por fenómenos costeros, por mar combinada del noroeste de hasta cinco metros, hasta las 14:00 horas de mañana en la costa occidental y hasta las 12:00 horas en la oriental.

Ayer, las inclemencias causadas por este frente frío ocasionaron numerosos trastornos a los conductores en diferentes puntos de la región. El suceso de mayor envergadura tuvo lugar en Corvera. La A-8 se convirtió ayer a última hora de la tarde en una auténtica trampa. El fuerte granizo que cayó sobre la zona de Avilés sobre las 19 horas complicó la circulación y provocó un accidente múltiple en el viaducto de Molleda. Fue un choque en cadena en el que se vieron implicados una quincena de vehículos, algunos de ellos camiones.

Apenas se registraron daños personales, con tres heridos de carácter leve, pero la colisión cortó la circulación en sentido Santander. Las retenciones superaron los siete kilómetros, llegando a superar Vegarrozadas, en Castrillón. La circulación no se normalizó hasta pasada hora y media del choque. El SAMU atendió a tres personas en el lugar, un varón y dos mujeres. Una de ellas, de 18 años, fue trasladada al Hospital San Agustín de Avilés con policontusiones. El siniestro se saldó con la muerte de un caballo. El animal viajaba a bordo de un remolque que volcó con fatales consecuencias.

No fue el único incidente en las carreteras asturianas en la pasada jornada. A mediodía, en la 'Y', a la altura de Serín, tuvo lugar otro choque con varios vehículos implicados. La circulación por ferrocarril también se vio afectada. La línea de ancho métrico (antigua Feve) que une Oviedo con El Berrón tuvo que ser cortada porque un camión que atravesó el paso a nivel arrolló el hilo de la catenaria por la mañana. Mientras se efectuaron los trabajos de reparación, los usuarios del tren fueron trasladados por carretera en autobús.

También hubo fuerte oleaje. De hecho, la boya del Puerto de Gijón registró olas de hasta 6,6 metros de altura. El pronóstico de la Aemet es que se alcance -tanto ayer como hoy- un espesor de cuarenta centímetros en la cordillera Cantábrica y los Picos de Europa y de veinte en el suroccidente, la zona central y los valles mineros. La nieve comenzó a acumularse ayer a partir de los 500 ó 600 metros, aunque el mayor grosor se registró a partir de los mil.

La cota podría bajar hoy hasta los 400 metros y, además, la agencia prevé una caída de las temperaturas menos acusada en el caso de las mínimas en el litoral y zona central. También continuarán las lluvias, más intensas y frecuentes por la mañana, «sin descartar que sean localmente fuertes y vayan acompañadas de tormentas especialmente en el litoral, tendiendo a remitir en el oeste».

Riesgo de aludes en los Picos

La Aemet emitió un aviso para advertir del elevado riesgo de aludes en los Picos de Europa en la presente jornada. Los vientos del noroeste y el norte continuarán soplando con intensidad en zonas altas durante las nevadas, por lo que van a formarse cornisas en crestas y collados, así como acumulaciones y placas. «Estas estructuras se mantendrán frágiles y podrán ceder ante sobrecargas débiles, como el paso de un solo esquiador, dando lugar a aludes de tamaño 2, o en algún caso incluso del 3 (suficiente para enterrar un coche o un edificio pequeño)», alertó la Aemet.

En estas condiciones, el Servicio de Emergencias del Principado (SEPA) insiste en que es especialmente peligroso realizar recorridos a pie por la alta montaña, así como la práctica de deportes invernales como el esquí de travesía o la escalada en hielo. La carretera AS-348 en el puerto del Connio-Ventanueva-Cecos permanece cerrada, mientras que la circulación en el de Pajares estaba restringida al paso de vehículos pesados y el resto debía llevar cadenas. La misma medida de protección era obligatoria en otros 17 puertos.

La Dirección General de Tráfico (DGT) también alertó de que la nieve podría entorpecer la circulación en la autopista AP-66 en los tramos que conectan León con Asturias. El delegado del Gobierno, Gabino de Lorenzo, aseguró que el Principado está coordinado con León y «con toda la maquinaria dispuesta» ante el temporal de nieve. No obstante, indicó que, en caso de que «la naturaleza sea más fuerte que las máquinas», se podría producir un corte a ambos lados de Pajares para limpiar la autopista del Huerna «y no dejar a los conductores en una trampa». De Lorenzo afirmó que, «si en un momento dado hay que cortar en León y en Asturias, se corta dos horas y se limpia». Por su parte, el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, subrayó que estaba «todo preparado» para las intensísimas nevadas. «Hay que estar muy pendiente a lo que dice la DGT porque la situación se va a complicar mucho, especialmente en Cantabria, Asturias y el Alto Ebro y hay que tomar medidas», indicó.

Los vecinos del suroccidente sufrieron la meteorología adversa de manera acusada. Una pala, los neumáticos de invierno y el depósito lleno. Son los tres imprescindibles con los que encara Gloria Cadierno sus jornadas de trabajo como trabajadora de ayuda a domicilio cada vez que la nieve cubre el puerto del Palo, en Allande. «Hay que hacer caso a las recomendaciones», señaló. Ayer fue uno de esos días en los que tiró de compañerismo. Apenas comenzaba a nevar, pero «justo antes de comenzar a subir me quedé atravesada. Bajaba un coche, paré y luego no era capaz a salir. Tuve que esperar a que me ayudasen», relató.

Sin embargo, no hay atisbo de nerviosismo en esta mujer, que capea el temporal con maestría y reconoce que «hay mucha solidaridad. Todos sabemos lo que es. Yo no podía sacar el coche sola, me tenían que empujar. Pararon unos chicos y pude seguir». Estuvo quieta veinte minutos. No tardarían en intervenir las quitanieves que hicieron que su llegada a Corondeño fuese mucho más fácil, sobre todo, tras alcanzar Berducedo.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos