El temporal obligó a activar por primera vez en Asturias un plan diseñado en 1994

Guillermo Martínez. /  LORENZANA
Guillermo Martínez. / LORENZANA

Entre el lunes y el viernes de la semana pasada hubo 247 cortes de carreteras y más de 2.100 llamadas al 112 por culpa de las nevadas

LAURA MAYORDOMO OVIEDO.

Superado «uno de los peores temporales que hemos vivido en los últimos años», toca hacer balance. El consejero de Presidencia y portavoz del Gobierno regional, Guillermo Martínez, aportó ayer numerosos datos que demuestran que el frente frío que afectó a la región la semana pasada no fue un episodio meteorológico adverso más, sino un temporal «excepcional» que obligó, por primera vez en 24 años, a activar el Plan de Protección Civil por riesgo de nevadas aprobado en 1994. Permaneció activo 87 horas, entre la noche del lunes 5 de febrero y el mediodía del viernes 9. En la actualidad sigue vigente, pero ya en grado de preemergencia.

Lo más intenso del temporal, por tanto, se concentró en esas casi cuatro jornadas laborables en las que hubo 174 emergencias por hielo y nieve en vías de comunicación autonómicas y 247 cortes de carretera en la red secundaria y fue necesario llevar a cabo 75 limpiezas en puntos de la red regional. También fue necesario aprobar siete obras de emergencia en vías autonómicas para reparar hundimientos por importe de más de medio millón de euros.

El centro de emergencias del 112-Asturias recibió en esos días cerca de 9.700 llamadas -un 12% más que la media- y, de esas, más de 2.100 (el 22%) tenían como motivo alguna cuestión relacionada con los efectos del temporal.

La prioridad, señaló Martínez, era la apertura de las carreteras cortadas y la retirada de árboles para facilitar el acceso tanto a los núcleos de población como a los equipos que iban a hacer reparaciones para recuperar el suministro eléctrico o telefónico tras unas averías que provocó un temporal que dejó además sin señal de televisión a unos 40.000 asturianos.

Precisamente las averías en el suministro eléctrico y telefónico motivaron la constitución de un comité asesor -con representación del Principado, la Delegación del Gobierno, dos compañías eléctricas y tres de telecomunicaciones- que se reunió en La Morgal en ocho ocasiones (tres el día 6, dos los días 7 y 8 y una el viernes 9) y movilizó a más de quinientos operarios, tanto públicos como privados. Martínez quiso ayer agradecer el esfuerzo realizado por este personal que, en ocasiones, tuvo que trabajar «en condiciones de extrema dificultad», incluso teniendo que recorrer a pie largas distancias con espesores de nieve de hasta un metro, como sucedió en Riosa. También hizo extensible el agradecimiento a los miembros del Servicio de Emergencias del Principado (SEPA) y de Protección Civil, además de a los ayuntamientos.

Coordinación

El Principado considera que la respuesta fue rápida. Lo argumenta asegurando que el 75% de los 10.000 usuarios afectados por cortes de electricidad recuperaron el servicio a las 18 horas, porcentaje que fue del 100% a los tres días.

Según el consejero, la coordinación con ayuntamientos y Delegación del Gobierno para que el temporal tuviera la menor incidencia posible en la región «ha funcionado». Eso, pese a los cortes temporales que impidieron a los camiones circular por la autopista del Huerna (AP-66) y los casi seis días de interrupción del tráfico ferroviario de pasajeros entre Asturias y León.

Ahora que las intensas nevadas han dejado paso en la región a las lluvias y unas elevadas temperaturas, el riesgo los suponen los posibles aludes y desprendimientos en zonas de alta montaña, por lo que el consejero de Presidencia apeló a la prudencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos