Temporeros de la manzana a 1.200 euros al mes

Temporeros subsaharianos recogen manzana de sidra en una explotación del concejo de Siero./P. CITOULA
Temporeros subsaharianos recogen manzana de sidra en una explotación del concejo de Siero. / P. CITOULA

Medio centenar de subsaharianos son contratados para la recogida de esta fruta | Cobran un plus en función de la cantidad de fruto que recolecten, en un año cuya cosecha se prevé de récord

Marco Menéndez
MARCO MENÉNDEZGijón

Con el inicio de mes comenzó en Asturias la recolección de la manzana de sidra en un año en el que productores y llagareros aseguran que será de récord, muy similar al de 2015. Ese hecho tiene dos caras muy diferentes: por un lado, los productores tendrán más dificultades para vender su manzana, debido a su abundancia, pero por otra, los encargados de recoger el fruto podrán sacarse un buen dinero. Hay muchos llagares que cuentan con sus propias plantaciones y ellos mismos se encargan de la recolección, pero aquellos productores que no se dedican a la elaboración de sidra tienen que contratar personal.

La cooperativa Campoastur cuenta con más de 6.000 socios, de los que unos 400 pertenecen a la sectorial de manzana, es decir, producen manzana de sidra. Jorge García, director técnico de Producción Vegetal de Campoastur, indica que «nuestras estimaciones son que este año sea muy similar al de 2015, que ya fue muy bueno. Calculamos que nuestros socios pueden recoger unos cinco millones de kilos». Pero a esta cantidad habría que añadir que los elaboradores de sidra con denominación de origen utilizan unos dos millones de kilos, y los de manzana seleccionada (ahora unidos con los primeros), otros dos millones, con lo que «hay más del doble de lo que necesita la denominación de origen», apunta García.

Pero, aunque tenga difícil salida, la manzana hay que recogerla. Campoastur cuenta con una prestación de servicios de campo (compuesto por 14 personas con contrato fijo) que, entre otras cosas, dispone de una máquina para la recolección de la cosecha. Pero, además «contratamos unas 50 personas, la mayoría subsaharianos, según nos lo encarguen los socios. Como cooperativa que somos, tenemos una responsabilidad social, por lo que todos los temporeros tienen contratos de obra y servicio, con un plus en función de la cantidad de manzana que recojan», explica Jorge García. La nómina mensual normal para estos trabajadores es de unos 1.200 euros, una cantidad que aumenta de manera significativa debido a los mencionados pluses.

García asegura que estas personas «trabajan muy bien. Sigue siendo difícil encontrar españoles que quieran trabajar y estos grupos que contratamos se marchan a otro lugar una vez que terminan aquí. Se van a Lérida, a recoger más fruta, o a Almería, luego vuelven para el arándano, etcétera. Se mueven por toda España. Pero también es difícil que vengan los mismos cada año, suele ser gente distinta». Durante el tiempo en que están contratados por Campoastur, todos ellos tienen seguro, contrato, nómina y la ropa necesaria para realizar su labor.

De la dedicación al trabajo de estos subsaharianos es buena muestra que uno de ellos ya forma parte de la plantilla fija de Campoastur: «Es gente que se preocupa por la formación, por aprender, algo que no es habitual entre los españoles», apunta Jorge García.

54 nuevas variedades

Este año no se podrán adelantar muchos datos sobre la cosecha hasta el final de la temporada. No solo por la gran cantidad de manzana que se avecina, sino también por otros asuntos como el incremento de 54 nuevas variedades de manzana a las 22 que hasta ahora formaban parte de la denominación de origen, la unión entre la DOP y los elaboradores de sidra de manzana seleccionada y la incorporación al consejo regular de diez nuevos llagares. Tino Cortina, gerente del Consejo Regulador de Sidra de Asturias DOP, resalta que, tras un mal año como el de 2016, «esta cosecha va a ser fuera de lo normal y creemos que superará a la de hace dos años. Es algo extraño y esto que está pasando es un toque de atención de la naturaleza».

Cortina considera necesario superar la vecería, es decir, la alternancia de buenas cosechas cada dos años: «El año pasado fue muy pobre y este la esperamos tremenda. Esto genera mucha ansiedad en los productores al pensar dónde van a poder colocar su manzana».

El Principado ha comprometido su ayuda para tratar de superar la vecería. La consejera del ramo, María Jesús Álvarez, reafirmó su intención de colaborar con el sector, a través del Servicio Regional de Investigación y Desarrollo Agroalimentario de Asturias (Serida), con el fin de «consolidar la actividad económica, el empleo y las rentas».

Fotos

Vídeos