El regreso de un vuelo de Lisboa hace estallar la tensión entre los pasajeros

Un día de niebla en el aeropuerto de Asturias provoca cancelaciones, retrasos y tensión entre los pasajeros
La policía portuguesa subió a bordo del avión tras las protestas de los pasajeros. / E. C.

El enfado de los afectados por el desvío de una vuelo de la conexión con Lisboa obligó a la policía portuguesa a intervenir

M. A. / O. P. / E. C.

Los problemas en el tráfico aéreo ocasionados por la intensa niebla que desde primera hora de la mañana cubría buena parte del Principado están provocando situaciones de gran tensión entre los pasajeros afectados. La policía portuguesa se ha visto forzada a intervenir en el aeropuerto de Oporto por la tensión de los pasajeros de un vuelo Lisboa-Asturias. El avión despegó rumbo al Principado, pero tuvo que regresar a Portugal ante la imposibilidad de tomar tierra. El pasaje permaneció unas siete horas sin poder abandonar la aeronave.

El vuelo, que debería haber salido de Lisboa a las 16.30 horas, no pudo despegar de la capital portuguesa hasta las 18. En Oviedo, ante la imposibilidad de aterrizar, la aeronave se dirigió a Oporto donde «nos dicen que no se ocupan de nosotros, que no nos dan ni hotel ni autobús y que puede que no haya aviones hasta el domingo, que no es cosa suya», explica a EL COMERCIO Claudia Rodrigo, una de las pasajeras afectadas.

Los pasajeros, asimismo, denuncian que «no dejaban salir» de la aeronave tras llegar a tierra «sin aportar ninguna solución al problema». Con el paso de los minutos, algunos pasajeros se empezaron a poner nerviosos por la situación, que se llegó a alargar hasta las dos horas. El momentó más tenso llegó cuando una mujer intentó denunciar la situación a través de su teléfono móvil. La compañía, según los pasajeros, llamó a la policía portuguesa, que se personó en la aeronave.

El avión, finalmente, volvió al aeropuerto de origen, donde los pasajeros se encuentran a la espera de que la compañía TAP les ofrezca una solución por los contratiempos generados.

Los problemas en el aeropuerto de Asturias comenzarón a notarse a primera hora de la mañana. Tres vuelos fueron desviados a Santander (dos procedentes de Madrid y uno de Barcelona), se ha cancelado uno con destino Madrid y otro a Sevilla y se ha retrasado más de cuatro horas en la conexión con Málaga a primera hora de la mañana.

Otra conexión más se ha visto afectada por la niebla. El vuelo de esta tarde procedente de Barcelona cuya llegada a la región estaba programada para las 22:50 y que, finalmente, ha tenido que regresar a la ciudad condal.

Pese a que las pistas de Santiago del Monte cuentan desde el pasado 18 de diciembre con un nuevo ILS (Instrumental Landing System) para operar con niebla y que costó cerca de medio millón de euros, buena parte de los pasajeros que esta mañana tenía previsto despegar o aterrizar en la terminal asturiana han tenido que sobrellevar con resignación una jornada más larga de lo habitual. Por ejemplo, los pasajeros del avión de Iberia que tenía previsto su despegue en Madrid a las 11.50 horas han llegado al Aeropuerto de Asturias casi a las 17.30 horas, ya que el vuelo fue desviado a Santander.

Se repitió así la misma situación de la primera conexión de la mañana con la capital española. El vuelo 0478, procedente de Madrid, no pudo tampoco aterrizar en el Principado como tenía previsto a las 08.40 horas y tuvo que ser desviado igualmente al aeropuerto cántabro. Como consecuencia, se canceló el vuelo que debía salir de Asturias con destino Madrid. Tampoco pudo llegar al aeropuerto regional el vuelo procedente de Barcelona cuya llegada se esperaba para las 09.20 horas. En este caso, los pasajeros que tenían volaron desde el aeropuerto de Santander, ya que la compañía Vueling ha decidido trasladarlos en autobús.

Además, el vuelo 1629 de Vueling procedente de Málaga que tenía prevista su salida a las 06.15, despegó finalmente a las 10.25 horas con cuatro horas y diez minutos de retraso y aterrizó en el Principado a las 12.07 horas. Sí pudo aterrizar, no obstante, el vuelo procedente de Londres de EasyJet (3083) alas 10.21 horas.

Pese a la situación meteorológica, la terminal aérea asturiana se mantuvo operativa con el resto de los vuelos programados. Según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) prevé para este sábado en Asturias nuboso o cubierto tendiendo a intervalos al final. Precipitaciones en general débiles y dispersas, más probables en la primera mitad del día. Cota de nieve entre los 1.200 y los 1.000 metros descendiendo hasta los 900 metros al final. Probables brumas y bancos de niebla en el interior y en zonas de montaña.

Temperaturas en descenso, más acusado en las máximas que será notable en el interior. Heladas débiles en cotas altas. En el litoral, viento del noroeste rolando a norte y disminuyendo por la tarde; en el interior viento flojo de componente oeste al principio tendiendo a norte por la tarde.

En cuanto a las temperaturas en las principales ciudades de la región, Oviedo registrará una mínima de 6 grados y una máxima de 12; en Gijón se oscilará entre la mínima de 7 y la máxima de 14, y Avilés entre una mínima de 7 y una máxima de 14.

En el mar, viento Variable 2 arreciando a oeste 3 a 5 y rolando al final a noroeste. Marejada, localmente fuerte marejada durante la noche principalmente en el este. Mar de fondo del noroeste de 5 metros disminuyendo progresivamente a 3 o 4 metros. Lluvias. Temporalmente regular o mala hasta medianoche.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos