El tiempo en Asturias | El Huerna reabierto para camiones, que siguen sin poder circular por Pajares

J. M. Pardo

Nueve puertos de montaña están cerrados a todo tipo de vehículos y en otros 18 es necesario el uso de cadenas | La cordillera está en alerta roja por la previsión de nevadas de hasta cuarenta centímetros

A. FUENTE / G. POMARADA / I. GÓMEZ

La nieve complica de nuevo las comunicaciones en Asturias. Las dos principales carreteras que comunican el Principado con la Meseta, la autopista del Huerna (AP-66) y el puerto de Pajares (N-630), han estado cerradas al tráfico de camiones durante las primeras horas de esta mañana por las intensas precipitaciones en forma de nieve. Pasadas las 10.30 horas, la AP-66 ha recuperado el nivel verde y se ha abierto al paso de vehículos pesados y articulados. Eso sí, deben circular por la derecha y tienen prohibida la maniobra de adelantamiento. A los vehículos ligeros, por su parte, se les recomienda circular a un máximo de 100 kilómetros por hora y deben usar cadenas en Pajares, que sigue cerrado a camiones.

Además, según la información del 112-Asturias, hay otros nueve puertos cerrados (Puerto del Palo, La Marta, San Isidro, Leitariegos, Connio, Tarna, Collada, San Lorenzo, y Ventana) y es necesario el uso de cadenas en diecinueve más. Asimismo, hay casi un centenar de carreteras de la red secundaria afectadas por las intensas nevadas de las últimas horas.

Las complicaciones en las carreteras del Principado son la consecuencia más evidente de este último temporal del invierno (la primavera entra hoy a las 17.15 horas), que mantiene a parte de la región en alerta roja por nevadas que pueden dejar espesores de hasta 40 centímetros, según la previsión de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Es la situación que se dará en la cordillera, Picos de Europa incluidos, a partir de los 800 metros de altitud. Además, está activo el aviso naranja por acumulaciones de 20 centímetros en la zona suroccidental de la región, a partir de los 800 metros, y de 16 centímetros, en la zona central y los valles mineros, a partir de 500 metros. Pero es que a tan solo 300 metros de altura se pueden acumular entre cinco y diez centímetros de nieve.

La situación preocupa a las autoridades y desde el Servicio de Emergencias del Principado de Asturias se ha pedido a la población que «extreme las precauciones», especialmente si se va a viajar y también con el uso de braseros, estufas, carbón o gas en las viviendas. También se recomienda que no salgan a la calle las personas de avanzada edad ni los niños.

Además, la Delegación del Gobierno en Asturias ha activado la fase de preemergencia del Protocolo de Actuaciones de los Órganos de la Administración General del Estado y procedió al despliegue de máquinas quitanieves y esparcidoras de sal para actuar en las carreteras. Se ha constituido un centro coordinador en la autopista del Huerna (AP-66) para evitar que la principal vía de comunicación de Asturias con Castilla y León se vea afectada por el temporal.

«Algunos llevamos más de diez horas aquí tirados»

A las 10.35 horas se acercaba una patrulla de la Guardia civil de Tráfico. «Ahí vienen quienes mandan en todo esto», se decía en un corrillo de camioneros estacionados de forma forzosa en la estación de servicio de Villallana, en Lena. «Venga, ya podéis circular», clamaba uno de los agentes de la patrulla desde la ventanilla. Algunos camioneros hasta aplaudieron. La noticia, enseguida, se corrió por este área, y lo que hicieron todos es subirse a su vehículo y retomar la marcha hacia la Meseta. Pero el malestar era latente. «Algunos llevamos más de diez horas aquí tirados, cerraron la autopista del Huerga (la AP-66) a las once y media de la pasada noche». A primera hora de esta mañana ya había una larga cola de camiones estacionados en el arcén de la calzada desde la salida de la población mierense de Ujo.

Desplome de los termómetros

Este episodio de fuertes nevadas se debe a la llegada de una masa de aire siberiano muy fría, que llegó a a alcanzar ayer rachas de 98 kilómetros por hora en cabo Busto y de 89 en Peñas. Los próximos días seguirá siendo muy fuerte y muy frío, si bien se espera que el jueves cesen las precipitaciones y aparezca el sol. Pero eso hará que las temperaturas se desplomen y que en zonas de la cordillera Cantábrica se rocen los diez grados bajo cero; por ejemplo, en Degaña se esperan ocho bajo cero y en Cangas del Narcea, siete negativos. Por el momento, esta madrugada se han registrado valores mínimos de hasta -5,1 grados en Valgrande-Pajares, según los datos de la Aemet.

La previsión para hoy es de lluvias y chubascos generalizados, con la cota de nieve entre 300 y 500 metros, sin descartar ocasionalmente cotas más bajas. Mañana las precipitaciones serán menos importantes y la cota de nieve irá poco a poco en ascenso, hasta situarse en torno a los 900 metros. Los vientos ya soplarán flojos. El jueves estará poco nuboso o despejado, con la cota de nieve a más de 1.600 metros, pero las temperaturas mínimas sufrirán un descenso notable, con heladas fuertes en zonas altas de montaña.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos