El temporal azota Asturias con vientos que llegaron a 132 kilómetros por hora

Varios bañistas, esta tarde en la playa de San Lorenzo de Gijón.
Varios bañistas, esta tarde en la playa de San Lorenzo de Gijón. / Aurelio Flórez

La boya que Puertos del Estado tiene frente a la bahía de Gijón registró una ola que rozó los seis metros de altura

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

El nuevo temporal que azota Asturias está afectando especialmente al litoral, con fuertes ráfagas de viento y olas de considerable tamaño. Menos significativas son, sin embargo, las precipitaciones y la presencia de nieve, pues solo fue necesario el uso de las cadenas para transitar por seis puertos de montaña.

La racha de viento más fuerte registrada ayer en Asturias alcanzó los 132 kilómetros por hora, en Cabo Busto, aunque también hubo intensas ráfagas en otros puntos de la región. Así, en el aeropuerto de Asturias se anotó una de 109 kilómetros por hora; otra de 96, en Cabo Peñas; de 94, en Llanes, y de 85, en Taramundi. Los vientos sostenidos llegaron a los 80 kilómetros por hora, en Cabo Busto.

Más información

El vendaval, unido a la borrasca ubicada sobre el Cantábrico, hacen que las condiciones de la mar sean muy malas. No en vano, se mantiene la alerta naranja en todo el litoral asturiano hasta las nueve de la noche por olas que podrían alcanzar los ocho metros. La boya que Puertos del Estado tiene fondeada frente a la bahía de Gijón registró ayer una ola de 5,81 metros de altura, pero hay que tener en cuenta que fue a bajamar, pues la pleamar estaba prevista para la medianoche.

El paso de este nuevo frente no dejó precipitaciones muy abundantes en la región. Destacan los doce litros por metro cuadrado recogidos en San Antolín de Ibias, los diez en Salas; los 9,6 en Castropol y los 7,8 en Taramundi. Eso hizo que las nevadas tampoco fueran importantes en las zonas más altas de la región.

Se mantiene para hoy la alerta amarilla en la zona suroccidental asturiana por nevadas que pueden acumular quince centímetros de altura en veinticuatro horas por encima de los 700 metros. Eso hizo que a última hora de ayer solo fuera necesario el uso de cadenas para circular por seis puertos de montaña asturianos, los de San Isidro (Aller), Leitariegos y El Connio (Cangas del Narcea), Cerredo (Degaña), Ventana (Teverga) y Somiedo. Y es que hay que tener en cuenta que las temperaturas fueron bastante suaves a lo largo del día. Se superaron los trece grados en lugares como Mieres, Cabo Busto, Cabrales, Gijón y el aeropuerto de Asturias. Por contra, la mínima fue de 2,6 bajo cero en el puerto de Leitariegos, seguida por otra de dos bajo cero en Pajares.

A pesar de todo, el temporal apenas ocasionó daños en el Principado. Únicamente hubo algunos problemas en Avilés, ya que fue una de las zonas más azotadas por el viento. En concreto, las fuertes rachas derribaron unos eucaliptos que arrastraron, además, piedra y arena sobre la carretera AS-329 (al faro de San Juan de Nieva), en la margen derecha de la ría de Avilés, en una zona cercana al acceso a Alcoa. Ocurrió sobre las cuatro y media de la tarde y cortaron uno de los dos carriles de circulación, obligando a intervenir a la Policía Local y al servicio de mantenimiento de Carreteras. El incidente ocasionó leves retenciones y obligó a regular la circulación.

Se mantiene la alerta

La situación seguirá siendo complicada durante todo el día de hoy. La alerta naranja se mantendrá en todo el litoral hasta las 21 horas, porque se esperan vientos del oeste o el suroeste, de fuerza 8 o 9, con mar combinada que generará olas de cinco a siete metros, que temporalmente pueden alcanzar los ocho metros mar adentro. Entre las 21 horas y la medianoche la alerta será amarilla, pues las condiciones de la mar mejorarán, con olas de cuatro a cinco metros. Mañana ya no se prevén avisos.

En cuanto a la nieve, la alerta amarilla se mantiene en la zona suroccidental hasta las nueve de esta mañana, con acumulaciones de hasta quince centímetros en 24 horas, siempre por encima de los 700 metros. El tiempo continuará lluvioso sobre la región, con precipitaciones que se esperan débiles, excepto en el este del Principado, donde serán más intensas y persistentes durante la segunda mitad del día. La cota de nieve irá subiendo a lo largo del día hasta situarse en los 1.100 metros. Lo más notable de la jornada es que habrá una bajada de temperaturas que traerá heladas en las zonas más altas. Otra de las cuestiones importantes es que la fuerza del viento irá remitiendo por la tarde.

Más información

Mañana sí será más notable el descenso de las temperaturas. La práctica desaparición de las nubes de los cielos asturianos hará que el frío sea más intenso en la zona interior, sobre todo durante la noche. Por eso, las heladas serán una constante, especialmente en las zonas medias y altas de la zona suroccidental, la cordillera y en Picos de Europa. El viento, que será de componente sur, soplará flojo, aunque aumentará un poco a lo largo de la tarde.

Esa mejoría del tiempo solo durará un día, pues para el fin de semana está previsto que las lluvias estén muy presentes en todo el Principado. Lo bueno será que las temperaturas se recuperarán y que la cota de nieve ascenderá hasta los 1.400 metros, por lo que no se esperan problemas de tráfico.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos