Un nuevo frente frío azota Asturias en plena Semana Santa

Un hombre camina bajo la lluvia en Gijón./Aurelio Flórez.
Un hombre camina bajo la lluvia en Gijón. / Aurelio Flórez.

Un nuevo frente desploma las temperaturas al inicio del puente, que estará marcado por intensas lluvias, nevadas, fuerte oleaje y vientos de hasta 90 kilómetros por hora

Isabel Gómez
ISABEL GÓMEZOVIEDO

Lluvia, viento, oleaje y mucho frío. Es la previsión de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) para esta Semana Santa. El cambio de tiempo tras la tregua de este comienzo de semana se dejará sentir desde este jueves, pero será el viernes «el peor día» del puente, según ha señalado la portavoz de la entidad, Delia Gutiérrez. Y es que ese día, una borrasca profunda, «aunque sin nombre», dejará fuertes vientos y un brusco descenso de las temperaturas. De hecho, en Asturias estará activo el aviso amarillo por nevadas, olas de hasta cinco metros y rachas que podrán superar los noventa kilómetros por hora.

El tiempo empeorará a partir de este jueves con la entrada de un frente frío que recorrerá el cuadrante noroeste de la Península dejando intensas lluvias en las comunidades cantábricas y provocando que la cota de nieve se sitúe en torno a los 800 metros y que los termómetros bajen de forma generalizada entre cinco y siete grados.

Este frente frío dará paso a una borrasca profunda que «dará lugar a un episodio de precipitaciones, vientos fuertes y mal estado de la mar», según la previsión publicada hoy por la Aemet. Las temperaturas se desplomarán y la cota de nieve bajará hasta los 600 metros. Ante esta previsión, que hará del Viernes Santo «el peor día de lo que queda de Semana Santa», la Agencia ha activado el aviso amarillo en Asturias por vientos de hasta noventa kilómetros por hora, olas de hasta cinco metros y nevadas que pueden dejar espesores de hasta diez centímetros en la comarca suroccidental a partir de los 800 metros. No obstante, la cota podría bajar hasta los 600 metros.

Para el fin de semana se prevé un tiempo más estable, ya que la borrasca estará más debilitada y se situará en el suroeste de Francia. Así, «habrá una cierta mejoría transitoria» el sábado por la tarde y el domingo por la mañana que dará paso a «una nueva borrasca» que dejará lluvia y viento para comenzar la próxima semana. Eso sí, las temperaturas volverán a repuntar.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos