«Hay que rejuvenecer la Universidad»

«Hay que rejuvenecer la Universidad»
Profesores, catedráticos y directores de departamento posan en el patio del edificio histórico después de tomar posesión. / ÁLEX PIÑA

El rector García Granda reconoce que «el acceso a la cátedra se realiza muy tarde»

EUGENIA GARCÍA OVIEDO.

39 catedráticos, 41 profesores titulares, el decano de la Facultad de Biología, el director de la Escuela Superior de la Marina Civil, seis nuevos directores de departamento, el director de la Casa de las Lenguas, y los directores del Instituto de Neurociencias (INEUROPA), del Instituto Universitario de Química Organometálica Enrique Moles y del Instituto Universitario de Biotecnología (IUBA) tomaron ayer posesión de sus cargos en el Paraninfo del edificio histórico de la Universidad de Oviedo, en una ceremonia recientemente bautizada con el nombre de 'Rector Alas', en un «necesario» homenaje a Leopoldo Alas Argüelles, fusilado en 1937.

Tras la toma de posesión de los cargos universitarios, Santiago García Granda trazó un discurso optimista en el que unió pasado, presente y futuro de la institución que preside con el hilo conductor de la ilusión. Una ilusión que, dijo, motivó «el trabajo y esfuerzo de quienes ayer se vieron al fin recompensados» al avanzar en su carrera académica; y que impulsó la reciente creación de una comisión paritaria para tratar con el Gobierno regional «las futuras titulaciones que se quiere y necesita implantar en la Universidad».

El mejor ejemplo de que «con tesón, voluntad de diálogo y entendimiento se avanza hacia el progreso y el bien común lo tenemos en nuestro empeño en sacar adelante el grado de Organización Industrial, cuya tramitación está desbloqueada», indicó, con tono seguro, el rector.

Una ilusión, abundó García Granda, en la que la Universidad creyó a la hora de «garantizar la estabilización y promoción del personal docente investigador, con unos criterios que buscan evitar toda incertidumbre en la adjudicación de las plazas». Unos principios aplicables a la convocatoria de 65 nuevas plazas de profesorado que fue aprobada el pasado día 7, y como consecuencia de la cual «se está produciendo un cierto relevo generacional», explicó.

El rejuvenecimiento del personal es una «necesidad latente» que preocupa al rector, quien admitía antes de la toma de posesión que «hay que rejuvenecer la Universidad». «El acceso a la cátedra se alcanza muy tarde; tenemos que mejorar eso». Para ello «estamos intentando dotarnos de figuras que inician la carrera académica como los ayudantes doctores, personas jóvenes para cubrir esa brecha generacional».

Asimismo, García Granda hizo hincapié en los avances hacia «la eliminación de la precariedad laboral de los asociados hasta su total sustitución por figuras docentes más apropiadas para iniciar la carrera académica». Una carrera en la que muchos alcanzaron ayer un nuevo escalón.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos