Trabajo Social reclama la compatibilidad del salario social y el trabajo juvenil

Jóvenes en la Escuela Taller de Olloniego. / ÁLEX PIÑA

El colegio oficial constata que «hasta la fecha no hay salida real» a la resta de ingresos que sufren las familias perceptoras si un hijo logra un empleo

CHELO TUYA GIJÓN.

«No podemos permitir que se desincentive el empleo. Los ingresos de las familias no pueden computar». Ese es uno de los cambios que, según adelantó a EL COMERCIO la consejera de Servicios y Derechos Sociales, el Principado incluirá en la Ley del Salario Social Básico. La que regula el cobro de una prestación a la que tienen derecho todas las personas que ingresen menos de 430 euros al mes.

Un cambio largamente demandado por los trabajadores sociales que llevan más de un año diciendo que «muchas familias no dejan que sus hijos accedan a un trabajo temporal porque saben que, si lo hace, perderán el dinero del que viven». La presidenta del Colegio Oficial de Trabajo Social de Asturias (COTSA), Belén Murillo, conformó ayer que «hasta la fecha, no hay salida real a este problema».

Por eso Murillo pone el acento en que sea compatible el cobro del salario social con el acceso a un empleo juvenil o formativo. «Cualquier cambio en la gestión del salario social básico que suponga poder avanzar en la compatibilidad de trabajos de formación de jóvenes, temporales y a media jornada, debe contemplarse como una medida de inserción». Una medida, asegura la presidenta del COTSA, que servirá «para que el salario social sume y no reste en la ecuación de la inserción social, como ocurre hoy». Porque, insistió que, pese al anuncio de la consejera y los informes realizados tanto por el COTSA como por la Plataforma en Defensa del Sistema Público de Servicios Sociales, «tenemos a los trabajadores sociales en los barrios trabajando para una inserción sin salida real hasta la fecha». Además del cambio que permitirá que a las familias que viven del salario social no les suponga un recorte económico que uno de sus hijos acceda a un trabajo de formación o temporal, Pilar Varela también sumó otras novedades. Todas las presentará a los sindicatos UGT y CC OO, así como a la Federación Asturiana de Empresarios (Fade) en una reunión que celebrarán el próximo mes.

«Queremos hacer una prestación más sencilla, más flexible. Que las bajas y altas por empleo y desempleo sean automáticas», aseguró Pilar Varela. Lo dice porque, tal y como han constatado tanto los trabajadores sociales como los propios informes encargados por el Principado a la Universidad de Oviedo, ahora mismo dejar de cobrar el salario social para acceder a un empleo temporal supone pasar más de un año sin ingresos tras la conclusión del contrato.

«Queremos firmar un convenio con la Tesorería de la Seguridad Social para que las altas y las bajas en el sistema nos lleguen automáticamente». Tanto PP como Ciudadanos lamentan «el retraso en hacerlo».

Fotos

Vídeos