Tráfico limita el examen del carné a un día por autoescuela

Una alumna recibe instrucciones del profesor.
Una alumna recibe instrucciones del profesor. / J. PETEIRO

Los examinadores apuntan que el «atasco» se agravará en la primera jornada de huelga, con un seguimiento del 100%

SARA GARCÍA ANTÓN GIJÓN.

Un seguimiento del 100%. Los quince examinadores de tráfico que hay en Asturias siguieron ayer la jornada de huelga convocada por el colectivo para reclamar mejoras en los salarios que perciben; en el conjunto de España superó el 80%. Reclaman una subida del complemento específico en torno a unos 240 euros al mes. Un incremento por el que llevan esperando desde 2008.

En las veinte jornadas de paro acumuladas -durante la huelga de junio y julio- se dejaron de hacer unas 2.000 pruebas en Asturias. Ahora, los examinadores no saben a cuántas persona afectará la nueva convocatoria de paros aunque apuntan que el «atasco» va a ser de entidad dado que la Jefatura de Tráfico ya ha comunicado a las autoescuelas que cada una de ellas «solo dispondrá de un día este mes» para examinar a sus alumnos, cuando lo habitual es una jornada a la semana. «El número de examinadores es limitado, a ver cómo de desatasca esto cuando se llegue un acuerdo», planteó.

Durante esta semana, y el resto del mes, solo habrá exámenes prácticos para sacarse el carné de conducir los jueves y viernes. «Una especie de servicios mínimos que nos hemos autoimpuesto, no queríamos parar totalmente el servicio», indica Concha Amado, una de las examinadoras en el Principado, que recordó que modificaron la convocatoria inicial, de huelga indefinida», por la «presión social» y para «dar margen» a que la Dirección General de Tráfico realice algún movimiento.

Pero, lamenta este colectivo, nada saben de la DGT. «No nos han ofrecido nada para negociar», incide Concha Amado, quien forma parte de un grupo de funcionarios que considera que se le ha dado un trato diferente a otros empleados públicos. Y es que, explican, son los únicos funcionarios que tienen que acreditar cada cinco años que «seguimos reuniendo las capacidades como examinador». Un control derivado de la normativa europea y contra el que no tienen nada, pero que, apunta Amado, avala que pidan ese incremento del complemento específico, así como, entre otras cuestiones, las condiciones en las que desarrollan su función, «a la intemperie».

Las asociaciones que representan a los centros de formación vial, por su parte, se han ofrecido para mediar entre la Dirección General de Tráfico y los examinadores y «resolver el problema».

Fotos

Vídeos