«Sin el tráfico marítimo la mitad del mundo moriría de frío y la otra, de hambre»

Federico Esteve, Manuel Martínez de Azcoitia, Isaac Pola, Virginia Álvarez-Buylla, Leopoldo Beltrán y Alfredo Pardo de Santayana. / P. C.

El presidente de la Asociación de Navieros Españoles anticipa que los drones, el 3D y los nanomateriales marcarán el futuro de los astilleros

R. MUÑIZ GIJÓN.

Corren buenos tiempos para el sector naval, al menos así lo defendió el presidente de la Asociación de Navieros Españoles, Alfredo Pardo de Santayana. El papel de los constructores de buques es vital pues «sin el transporte marítimo la mitad del mundo se moriría de frío y la otra, de hambre», aseguró. «Son 11.500 millones de toneladas de mercancías las que se mueven, un volumen que está creciendo continuamente», explicó. La progresión, señaló el experto, «seguirá en los próximos años, de igual modo que crece la población mundial».

Pardo de Santayana fue uno de los conferenciantes de 'Asturias y el mar', una jornada técnica organizada por la Asociación de Ingenieros Navales y Oceánicos de España. El también jefe de División Marítima de Cepsa, anticipó que con esas perspectivas, serán necesarios más buques, pero hechos de otra pasta.

«En los próximos ocho años uno de cada diez buques construidos quemará gas natural licuado», indicó. Es un factor «prometedor para Asturias» si se tiene en cuenta el papel que puede jugar la regasificadora de Gijón. La nueva flota será «más respetuosa con el medio ambiente», pero también salida de unos astilleros «que deben usar las nuevas tecnologías al igual que lo están haciendo sectores como la automoción». Entre los ingenios a incorporar citó «la nanotecnología, la gestión del big-data, la computación cuántica, los drones, los materiales inteligentes o la impresión 3D, con la que ya se hacen hélices». El consejero de Industria, Isaac Pola, animó a no perder ese paso: «Asturias debe mirar al mar porque hay una correlación entre su desarrollo económico y el de su industria marítima».

Fotos

Vídeos