Tráfico reducirá la velocidad en cuatro rutas asturianas usadas por los ciclistas

Ciclistas por una carretera asturiana.
Ciclistas por una carretera asturiana. / Nel Acebal

El organismo extremará los controles de alcohol y drogas en los 293,1 kilómetros seleccionados. La lista deja fuera la vía más siniestra del país

R. MUÑIZ GIJÓN.

La Dirección General de Tráfico (DGT) ha seleccionado 138 itinerarios ciclistas en todo el país en los que volcará su atención. Son las denominadas como 'rutas ciclistas protegidas', trayectos en los que ha constatado una presencia apreciable de aficionados a la bicicleta y donde quiere redoblar su atención. «No se va a escatimar en tener una seguridad vial aceptable. Falta que ciclistas y conductores se respeten mutuamente», advirtió Gregorio Serrano, director general de Tráfico.

Para facilitar esa convivencia se identificará al resto de conductores la presencia de los ciclistas, con carteles que ordenan reducir la velocidad y recordarán la obligación de dejar al menos un metro y medio de distancia respecto al usuario de la vía más vulnerable. La DGT intensificará también la presencia de patrullas, así como los controles de alcohol y drogas. Este tipo de medidas se activarán los días con mayor afluencia de ciclistas, «que suele ser las mañanas de los sábados y festivos», precisó el organismo en un comunicado.

El departamento dependiente del Ministerio del Interior abrirá también conversaciones con los ayuntamientos para que tengan a sus policías locales al tanto de la necesidad de vigilar estos trayectos. A las comunidades autónomas y al Ministerio de Fomento les planteará que «en la medida de lo posible, den prioridad a las tareas de conservación que, en su caso, resulten necesarias».

Todo en zonas de montaña

De esos 138 itinerarios, cuatro son asturianos. La medida supone incrementar las cautelas en 293,1 kilómetros de vías, todas de titularidad regional. La ruta más extensa es una semicircular de 143,3 kilómetros, que parte del puerto de Cerredo, llega a San Antolín, continúa hasta Cangas del Narcea y culmina en otro alto, el de Leitariegos. Le sigue en dificultad la que desde Pola de Lena permite alcanzar San Martín de Teverga primero y el puerto de Somiedo para culminar otros 80,3 kilómetros exigentes. Una variante de este recorrido une San Martín de Teverga con el puerto de Ventana, mediante 19,8 kilómetros de carretera que también serán protegidos. Por último existe otro recorrido que ha entrado en la selección y que comunica Pola de Lena con el puerto de San Isidro.

En total, para formar estos cuatro itinerarios se tomarán dieciséis tramos de otras tantas carreteras regionales. La lista, paradójicamente, deja fuera a la N-634, una vía que la propia DGT identificó recientemente como la más peligrosa del país para los ciclistas. Según su propia revista, en los 238,54 kilómetros se lamentaron 48 accidentes con deportistas de las dos ruedas afectados.

Desde la DGT explican que la siniestralidad no ha sido el factor determinante para seleccionar las rutas protegidas. «Hemos hablado con organizaciones de ciclistas, y se ha atendido más que sean rutas muy utilizadas y tengan una tipología determinada», aclaró un portavoz especializado.

Fotos

Vídeos