El tren de cremallera generará «mayor contaminación» en los Picos, alertan los ecologistas

Incrementará la presencia de turistas «en un espacio protegido que ya cuenta con demasiadas visitas», afirman, lo que afectará a la biodiversidad de la zona

LAURA CASTRO CANGAS DE ONÍS.

Con escepticismo reciben los conservacionistas la recuperación de la iniciativa para estudiar la construcción de un tren cremallera a los Lagos de Covadonga. La propuesta presentada por el PP, en forma de proposición no de ley, ha contado con el respaldo de la Junta General con los votos a favor de todos los partidos salvo Podemos, que optó por la abstención en la sesión celebrada el pasado viernes. Para Javier Naves, portavoz de los colectivos ecologistas en el Patronato del Parque Nacional de Picos de Europa, la iniciativa de los populares es «solo una declaración de intenciones, aunque debemos tener en cuenta la votación favorable que han obtenido por parte de la mayoría de los grupos parlamentarios».

Más noticias

Naves aboga por «realizar en primer lugar los estudios de viabilidad económica y ambiental» y no esconde su preocupación por el destino que pueda tener la carretera a los Lagos en el futuro en el caso de que la iniciativa se transforme en proyecto y después en una nueva infraestructura para el transporte de personas dentro del espacio protegido.

Los ecologistas están convencidos de que «el tren cremallera aumentará el turismo en un espacio protegido que de por sí ya cuenta con demasiadas visitas. Eso se traducirá en más problemas de contaminación y perjuicios para la biodiversidad». Para concluir, Naves cree que el proyecto, de salir adelante, debe contar con financiación y posterior gestión de carácter principalmente pública.

Vecinos y propietarios

La opinión de los lugareños que residen en el espacio protegido y su entorno es totalmente distinta a la de los conservacionistas. Ramón Celorio, portavoz de los vecinos y propietarios del Patronato del Parque Nacional Picos de Europa, defiende la iniciativa del tren cremallera, pues «se trata de un transporte limpio que respeta la ley de los espacios protegidos y podría ser una buena solución para el tráfico». Asimismo, argumenta que «este medio de transporte es muy habitual en otros países y permite un movimiento mucho más fluido de turistas mediante una energía que respeta el medio ambiente». Celorio cree que «debería permitirse el acceso a vehículos particulares por la carretera en las épocas del año de menos afluencia de visitantes». Apuesta a su vez por una «renovación» del recorrido que hace el Plan de Transportes, pues «para los turistas es una faena que les dejen en Buferrera, especialmente para aquellos con problemas de movilidad».

Fotos

Vídeos