Tres argayos dejan sin acceso rodado a El Cantinquín, en Mieres

Uno de los tres argayos, junto a Vegadotos. :: J. M. PARDO/
Uno de los tres argayos, junto a Vegadotos. :: J. M. PARDO

M. VARELA.

La familia de Berta Cuervo y Paulino Suárez se arma de paciencia desde hace cinco días, cuando tres argayos impiden el acceso rodado hasta su casa. Viven en la carretera de El Cantinquín, en la parte alta de la localidad mierense de Vegadotos. Están comunicados por estrechos caminos con esta localidad, donde hay un argayo, y con el alto de Santo Emiliano, donde están los otros dos. Pero desde hace cinco días solo pueden salir de su casa caminando. La acumulación de nieve hizo que varios árboles se derrumbasen y sus raíces hiciesen de palanca y se levantase el asfalto de los accesos. «No estamos en condiciones de cargar con bolsas de comida y las reservas se van agotando», dicen Berta y Paulino.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos