Tres generaciones sin salir de la pobreza

Ignacio Alonso, director de Cáritas; Raúl Flores, coordinador del informe; y Carmen García, responsable del área de Desarrollo Social de Cáritas, presentaron el estudio. / ÁLEX PIÑA
Ignacio Alonso, director de Cáritas; Raúl Flores, coordinador del informe; y Carmen García, responsable del área de Desarrollo Social de Cáritas, presentaron el estudio. / ÁLEX PIÑA

Cáritas atiende a «hijos y nietos» de personas que antes recibieron ayuda | «Nuestro sistema social y económico perpetúa las situaciones de exclusión y difícilmente rescata a las personas», lamenta el director de la entidad

EUGENIA GARCÍA GIJÓN.

La pobreza en nuestro país se hereda de padres a hijos. E incluso llega a los nietos de los primeros. Cáritas España presentaba ayer en Oviedo un informe sobre la denominada Transmisión Intergeneracional de la Pobreza y advertía de que es una realidad que observa día a día. «Atendemos a los hijos y nietos de los abuelos que en su momento acudieron a nosotros». La pobreza heredada, además, tiene mayor incidencia en familias numerosas y, también, en las monoparentales.

El estudio 'La transmisión internacional de la pobreza' constata que las dificultades económicas extremas y el riesgo de exclusión social son una pesada herencia que se transmite de generación en generación. Según el informe, ocho de cada diez personas que vivieron graves dificultades económicas en su infancia y adolescencia las están volviendo a sufrir en la actualidad, ya como adultos. En palabras del director de Cáritas, Ignacio Alonso, «tenemos un modelo social y económico que perpetúa las situaciones de pobreza y exclusión y que difícilmente rescata a las personas».

El documento, elaborado por la Fundación Foessa a partir de datos del Instituto Nacional de Estadística entre los años 2005 y 2011, es «una llamada a la necesidad urgente de diseñar una política pública específicamente dirigida a luchar contra la transmisión intergeneracional de la pobreza, que aborde de manera integral todos los factores potencialmente transmisores de la pobreza y la exclusión social», señaló Carmen García Cuestas, responsable del área de Desarrollo Social de Cáritas. «El planteamiento no es determinista. Todo lo contrario, creemos que hay alternativas que debemos construir entre todos», matizó.

«En la carrera desigual de la vida, cada niño parte en posiciones diferentes según sus características familiares. Mientras no hagamos nada para remediarlo, esta desigualdad de origen marca el desarrollo vital», expresó el coordinador del estudio, Raúl Flores Martos. El perfil de quienes tienen una situación de partida «más rezagada» es el un menor que proviene de familias monoparentales o numerosas (con unas tasas de pobreza del 42 y 44%, respectivamente) cuyos padres no nacieron en España, no tenían estudios o no pudieron pagar una academia. Entre los factores que contribuyen a la inmovilidad socioeconómica, Flores recalcó la educación -que está actuando «como barrera» para que las personas mejoren sus condiciones de vida-, la situación laboral y la ocupación de los progenitores, así como la renta de los mismos.

Además, la tendencia a heredar la situación económica se hace más intensa en periodos de mayor inestabilidad económica. «La pobreza es una latencia que no abandona, aunque parezca desaparecer en épocas de bonanza», defendió.

«De la reflexión a la acción»

Carmen García indicó que «es hora de pasar de la reflexión a la acción, teniendo en cuenta que la tarea de frenar la TIP sin una política pública y un compromiso decidido por parte de toda la sociedad es inabordable».

Cáritas propone medidas para frenar los factores de transmisión de la pobreza: invertir en educación, ofrecer atención psicoeducativa a las familias, garantizar un sistema de salud pública universal, invertir en políticas sociales y redistributivas para reducir las desigualdades, desarrollar políticas de vivienda y urbanismo, garantizar prestaciones universales, ayudar a los padres a encontrar trabajo y conseguir una acción coordinada de los distintos organismos públicos. «El presente de muchas personas y el futuro de la sociedad depende de cómo protejamos a la infancia», recordaron.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos