La Universidad de Oviedo implanta un sistema para acabar con el plagio

Una profesora revisa un trabajo con la herramienta informática antiplagio 'Urkund'. / U. O.
Una profesora revisa un trabajo con la herramienta informática antiplagio 'Urkund'. / U. O.

El pasado curso 1.244 trabajos de fin de grado y de máster pasaron por este filtro, que éste se ampliará a otros proyectos académicos

LAURA MAYORDOMO OVIEDO.

Desde que internet es una de las principales fuentes de búsqueda de información para la realización de los trabajos académicos, los casos de plagio se han incrementado. Ocurre que, a veces, los alumnos incurren en él de forma inconsciente, «bien por no conocer las medidas que existen para evitarlo, bien por no aplicarlas correctamente». Sin embargo, señala Aquilina Fueyo, directora de área de Innovación Docente -dependiente del vicerrectorado de Recursos Materiales y Tecnológicos de la Universidad de Oviedo-, «en otras ocasiones el 'corta/pega' se hace tan evidente que no es posible pensar que se haya realizado sin intención».

Sabedores de lo que estaba ocurriendo, una gran parte de los profesores de la institución académica asturiana demandaban contar con una herramienta con la que tratar de poner coto a estos casos, una aplicación que les permitiera tener la certeza de que los trabajos que tenían que evaluar fuesen originales.

Desde finales del curso pasado ya cuentan con un aliado en esta tarea. Se llama 'Urkund' y es un sistema que permite detectar textos que no respetan las normas relativas a la propiedad intelectual sobre el plagio. En los cuatro meses escasos que lleva utilizándose, 1.244 trabajos han pasado por este filtro. Al haberse comenzado a utilizar el pasado mayo, su uso se restringió a proyectos de fin de grado y de máster. Pero este curso ya se extenderá a la revisión de otros trabajos académicos de los alumnos entregados a través del campus virtual, tesis doctorales, libros y artículos científicos o de divulgación, entre otros textos.

615 profesores universitarios han solicitado hasta el momento las correspondientes acreditaciones para trabajar con el 'Urkund', cifra que también se prevé aumente a lo largo de este curso.

El 'Urkund' es una herramienta auxiliar «fundamental» en el trabajo del profesorado. Sin embargo, Aquilina Fueyo aclara que el programa «se limita a detectar texto duplicado entre documentos encontrados en internet, material publicado y bases de datos» y que sigue siendo tarea del docente identificar si el texto en cuestión no es original sino una copia.

¿Cuándo se comete plagio? Cuando se utiliza un material ajeno (texto, datos o imágenes) haciéndolo pasar por propio, de manera consciente o inconsciente, ya sea por desconocimiento del concepto de plagio, o por no saber utilizar los medios que existen para evitarlo.

¿Cómo descubrirlo?

La Universidad no lleva un registro de los casos detectados, pero sí sabe que los que se dan suelen estar relacionados precisamente con el uso de información extraída directamente de páginas y sitios en internet que no está referenciada o tienen referencias inadecuadas.

En ocasiones los textos plagiados saltan a la vista con la simple lectura del documento. «Por ejemplo, por contener texto que es conocido por el profesor, incluir referencias a autores que no son citados, ser una mala traducción de textos en otro idioma, contener incoherencias gramaticales o cambios en el estilo de la redacción», cuenta Fueyo.

En otras ocasiones, la detección no es tan sencilla porque el autor del trabajo «se ha esforzado para que parezca original». Es en estos casos en los que el software de prevención resulta una ayuda útil para los docentes.

Con todo, la Universidad pretende utilizar el 'Urkund' más como herramienta de carácter disuasorio y preventivo que con el objetivo de «dar caza a los copiones». También le ve otra utilidad. La de desarrollar nuevas formas de trabajo docente «en una sociedad digital en la que la información se encuentra en múltiples fuentes y soportes» y en un momento en el que se trabaja con un estudiantado que maneja las tecnologías de acceso a esa información con mucha facilidad, en ocasiones por encima de los de cierto sector del profesorado.

«Se trata de poner esas habilidades tecnológicas a favor de la enseñanza y el aprendizaje y no en contra. Los programas de detección y prevención del plagio son importantes pero la formación al profesorado y al alumnado para trabajar en este nuevo contexto tecnológico son tan relevantes o más que el uso de esas herramientas antiplagio. Aprender a usar de manera responsable la información disponible en la red, a seleccionar la información relevante reconociendo la autoría y la solvencia de las fuentes, por ejemplo, que son competencias transversales fundamentales para los y las egresadas que van a tener que desenvolverse profesional y personalmente en un mundo digital», resume la directora de área de Innovación Docente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos