La Universidad plantea usar la Laboral y el viejo HUCA como residencias de estudiantes

Ve necesario incrementar la actual oferta para dar respuesta a la mitad de los 1.750 alumnos que precisan alojamiento durante el curso

L. M. GIJÓN.

La escasez de alojamientos para sus casi 22.000 estudiantes es un problema arrastrado por la Universidad de Oviedo desde hace años. En realidad, no todos ellos necesitan una habitación en un colegio mayor o una residencia universitaria, porque nueve de cada diez proceden del área central y pueden desplazarse a diario sin mayores complicaciones desde sus lugares de residencia hasta sus respectivos campus. Pero las 290 plazas que oferta ahora mismo -112 en la residencia de Mieres, con escasa demanda; 103 en el San Gregorio y 75 más en el América- son claramente insuficientes. Apenas cubren el 16% de esa demanda potencial que suponen los 1.750 alumnos que sí precisan de un alojamiento durante el curso universitario.

Así no es de extrañar que el director del área de Colegios Mayores de la Universidad de Oviedo, Ignacio del Río, esté convencido de que, de poder ampliar la actual oferta con otra residencia en la zona de El Cristo, «la llenaríamos». Porque en Oviedo, cada año, decenas de jóvenes quedan en lista de espera para una plaza de colegio mayor.

El incremento de plazas de alojamiento tanto en Oviedo como en Gijón -donde Rya Residencias está a la espera de la concesión de la licencia municipal para poder iniciar la construcción de una residencia universitaria de 225 plazas- es uno de los objetivos que la institución académica ha puesto negro sobre blanco en su propuesta de Plan Estratégico 2018-2022. En concreto, se marca ampliar esa oferta actual que solo cubre el 16% de la demanda hasta dar respuesta a la mitad de alumnos que se decantan por un alojamiento de estas características. Para ello, se plantea incluso «considerar actuaciones en espacios tales como el antiguo Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) en Oviedo o la Universidad Laboral de Gijón».

Apartamentos

Hace meses que el rector, Santiago García Granda, ya avanzó el que sería su proyecto ideal de alojamientos en el entorno del campus de El Cristo. Según expuso, se trataría de pisos, o más bien apartamentos, para universitarios en edificios en los que compartirían servicios. Es un modelo distinto al del colegio mayor o residencia universitaria, que otorga más independencia a los estudiantes pero que, a la vez, favorece la convivencia. Fue lo que él conoció durante su etapa de postgrado en Holanda y lo que considera que tendría mejor acogida entre los alumnos. Pero el destino de los terrenos del viejo HUCA es una decisión que se le escapa. Su futuro depende del Ayuntamiento y la Consejería de Infraestructuras, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente que, entre otras propuestas, han hablado de construir viviendas para jóvenes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos