La Universidad tiene dos propuestas para implantar Educación Física

Instalaciones deportivas del CAU, en el campus de los Catalanes. / DAMIÁN ARIENZA
Instalaciones deportivas del CAU, en el campus de los Catalanes. / DAMIÁN ARIENZA

La Facultad de Formación del Profesorado plantea usar el CAU en Oviedo y la Padre Ossó, el campus de Mieres e instalaciones de clubes deportivos

LAURA MAYORDOMO OVIEDO.

Hace más de dos décadas que se habla de implantar en Asturias los estudios de Educación Física, el antiguo INEF, carrera presente en universidades de todas las comunidades españolas con excepción del Principado y La Rioja. Pero es ahora cuando la posibilidad de contar con el grado en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte parece tener más opciones de materializarse. La Universidad de Oviedo tiene sobre la mesa, en estos momentos, dos propuestas. La primera la presentó a principios de verano la Facultad Padre Ossó, centro adscrito a la institución académica asturiana, que ya en su día fue pionero en implantar la especialidad de Educación Física en los estudios de Magisterio. La segunda la planteó hace escasas semanas la Facultad de Formación del Profesorado y Educación.

Los plazos que se manejan son muy ajustados, pero la intención del equipo rectoral que dirige Santiago García Granda es que los primeros alumnos puedan iniciar la carrera, de cuatro años, ya el próximo curso. «Es un título que tiene una buena demanda», constata el vicerrector de Ordenación Académica, Juan José del Coz. Prueba de ello es que, cada año, decenas de alumnos asturianos abandonan la región para cursar esta titulación La mayoría lo hace en León, la más cercana.

La primera propuesta, la «más sólida y armada», en palabras del rector, fija ochenta plazas como máximo por curso y propone utilizar las instalaciones del campus de Mieres, infrautilizadas desde su apertura en 2002. Allí prevén usar entre cuatro y seis aulas para las clases teóricas, laboratorios, biblioteca, sala de informática y algunos despachos, pero también buena parte de las instalaciones deportivas que se requerirían para las prácticas: polideportivo, gimnasio, piscina climatizada (es municipal), pista de atletismo, canchas de tenis y campo de fútbol. Para otras necesidades ya han tenido contactos con entidades privadas y clubes deportivos de toda Asturias, como el Grupo Covadonga o el Club de Natación Santa Olaya, para que algunas de las especialidades de cuarto puedan realizarse en Gijón. El club de balonmano Juanfersa, la Fundación Sporting de Gijón, el Real Oviedo, el Club Baloncesto Oviedo u Oviedo Rugby son otros de los clubs con los que han contactado.

De igual modo, se prevén convenios con las estaciones de esquí asturianas para ofertar una especialización en deportes de invierno. «El nuestro es un proyecto ambicioso socialmente. No somos una universidad privada ni un grupo inversor, sino una fundación. Y nuestra intención en este sentido es puramente académica», asegura José Prieto, decano de la Facultad Padre Ossó.

No oculta el equipo rectoral que esta propuesta le resulta del todo atractiva. «Supondría implantar una titulación sin coste para la Universidad e incluso con unos ingresos adicionales, porque parte del dinero de la matrícula en los centros adscritos revierte en la Universidad, con lo que podría destinarse a la mejora de nuestros títulos. Desde el punto de vista puramente económico, y también del uso apropiado de las instalaciones e infraestructuras de las que ahora disponemos, es muy interesante», valora Juan José Del Coz.

La Facultad de Formación del Profesorado y Educación, por su parte, fija un máximo de 40 plazas por curso. Alumnos que recibirían docencia en las aulas de la propia facultad, ubicada en el campus de Llamaquique, y la formación práctica en el CAU, en el campus de los Catalanes, donde la Universidad dispone de piscina climatizada, campo de fútbol, pista de atletismo, polideportivo, cancha de tenis y pista polideportiva, entre otras instalaciones.

Ambas propuestas, tanto la del centro asociado como la del centro propio requerirían de la contratación de nuevo profesorado. En torno a 25 o 30 docentes. La Padre Ossó, que asumiría por su cuenta los gastos de personal, añade a estas necesidades la de un conserje y tres puestos de secretaría, como mínimo. La Universidad de Oviedo ya ha convocado la comisión encargada de valorar la propuesta del centro propio. La integran el vicerrector de Ordenación Académica, el director del área de Títulos, el decano de la Facultad de Educación y los directores de los departamentos implicados en la docencia del título de Educación Física.

En esa reunión está previsto abordar las «deficiencias que hemos detectado en su borrador para ver si pueden ser subsanadas», comenta Del Coz, que señala otra cuestión importante: la propuesta de la Facultad de Educación habla de un máximo de cuarenta alumnos por curso, cuando el número mínimo que establece el Principado para los estudios de grado es de sesenta. «Tendríamos que preguntarle si va a poner alguna objeción a la implantación de este grado con un número inferior o elevarle una propuesta de cuánto costaría la implantación de estos estudios para 60 estudiantes, que es lo que creo que en principio vamos a hacer».

La decisión, del Principado

Está por ver cuál de las dos propuestas será la que se lleve a cabo, si es que ésta finalmente supera todos los filtros para su aprobación definitiva. Juan José del Coz confía en que el Consejo de Gobierno de la Universidad haya tomado una decisión en enero de 2018. Con el visto bueno del Consejo Social, y antes de la preceptiva acreditación por parte de la ANECA, la última palabra la tendrá el Principado. Será, por tanto una decisión política la que incline la balanza hacia uno u otro lado.

En este sentido, la directora general de Universidades, Cristina Valdés, aseguró en una reciente entrevista a EL COMERCIO que «si es una titulación oficial de grado de una universidad pública, debería estar en un centro público. Eso lo tenemos claro. No tengo nada contra las privadas, pero mi responsabilidad es contribuir a que, con los fondos de todos los asturianos, se financien titulaciones públicas».

El decano de la Facultad Padre Ossó es el primer en afirmar que «si la propuesta del centro público se considera viable, retiraríamos nuestra propuesta. Mantenemos una buena relación con la Facultad de Educación e incluso compartimos grupos de investigación. No buscamos ninguna competitividad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos