Cuevas entona el ‘Gaudeamus igitur’

Rodrigo Cuevas, en plena actuación en el auditorio.
Rodrigo Cuevas, en plena actuación en el auditorio. / Alex Piña

El artista protagoniza el acto de fin de carrera de la Facultad de Filosofía y Letras

EL COMERCIO
EL COMERCIOGijón

Que Rodrigo Cuevas se atreve con todo, a estas alturas de la película, ya nadie lo pone en duda. Pero lo de ayer fue todo un hito. Subido a les madreñes y a pecho descubierto entonó el himno universitario por excelencia, el Gaudeamus igitur, reservado para las grandes solemnidades académicas. Lo hizo ante un Auditorio de Oviedo abarrotado para despedir a los 237 egresados de los nueve grados de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Oviedo. Los mismos que accedieron a su petición de pedirle «otra», tras interpretar también su hit, ‘Soy de Verdiciu’, y el ‘Embrujada’ de Tino Casal. Para el bis les reservó un reguetón astur y una advertencia:«De nada sirve tener una carrera si no se sabe perrear». Entre el público, los más desenfrenados no parecieron ser los recién titulados sino sus familiares. Sobre todo «un grupo de abuelas que lo estaban dando todo», bromeaba al término del acto una de las graduadas en Filología Inglesa.

La seriedad que corresponde a todo acto de fin de carrera la imprimieron los discursos del rector, Santiago García Granda, y del decano de la Facultad de Filosofía y Letras, José Antonio Gómez, quien aseguró que «haberos tenido como alumnos ha sido un placer». «El suplicio que atormentaba al pobre Tántalo por traicionar la confianza de los dioses no es comparable a la sensación que experimenta un profesor que lleva veinte o más años formando a estudiantes que siempre tienen la misma edad, que es la vuestra. Este es el reto. Nada fácil, como os podéis imaginar».

Por su parte, el rector destacó la importancia que, para la sociedad, tienen los profesionales dedicados a las Humanidades.

Fotos

Vídeos