El Grado de Educación Física y Gijón

Gijón es la ubicación idónea para una futura Facultad del Deporte y es importante esforzarse para no dejar pasar esta oportunidad en la ciudad

Juan Carlos Campo
JUAN CARLOS CAMPO

Una de las 'serpientes de verano' surgidas en los últimos días en el ámbito universitario se centra en la ubicación ubicación de una futura Facultad del Deporte y la implantación del Grado en Educación Física. No se trata de una cuestión baladí, sino de un tema de crucial importancia en la configuración universitaria asturiana como bien prueba la propia polémica surgida con el anuncio.

En el último Consejo de Gobierno de la Universidad de Oviedo tuve la ocasión de exponer los motivos por los que creo que Gijón es una ciudad idónea para esta Facultad y por los que merece un esfuerzo para no dejar pasar esta oportunidad en la ciudad:

  • 1

La ciudad apuesta por el deporte: no se trata de una cuestión de localismos, se trata de coherencia. Gijón ha sido una ciudad que ha apostado desde hace muchos años por el deporte. La magnífica red de complejos municipales, pabellones de deportes, pistas, campos de golf e incluso El Molinón, a lo que se unen clubs de la relevancia del Grupo Covadonga o el Club Santa Olaya, han hecho de Gijón una ciudad de referencia en el ámbito deportivo que ha culminado con el nombramiento como Ciudad Europea del Deporte 2016. A finales del año pasado, la alcaldesa de Gijón reclamó públicamente en Madrid, Grados y Másteres en el ámbito del deporte para el campus gijonés. Porque la apuesta por el deporte va mucho más allá de su propio ejercicio, se apuesta también por el deporte como un medio de generación de tejido empresarial, como lo demuestra el recién inaugurado ‘Movimiento Equilibria’ centrado en salud-alimentación-deporte.

  • 2

La Universidad de Oviedo puede emplearlo como una buena carta para reclamar que se agilice la construcción de la residencia universitaria de Gijón. Una Universidad que siempre se ha puesto de perfil en este tema y que ha tenido que ser el Ayuntamiento de Gijón ­-con independencia de su color político- el que ha tomado la iniciativa ante la pasividad de la institución académica -con residencia tanto en Oviedo como en Mieres-. El apoyo de la ciudad hacia el campus gijonés ha sido siempre modélico e imprescindible para que la Universidad, tanto la asturiana como la UNED, hayan recalado en Gijón.

  • 3

Se cuenta con instalaciones deportivas municipales extraordinarias a escasos metros del campus gijonés. Baste el ejemplo del complejo deportivo de Las Mestas o incluso el más modesto El Tragamón que casi está dentro del Campus. Por otra parte ésta también sería una buena oportunidad para que la Universidad de Oviedo por fin atendiera las demandas de instalaciones y actividades deportivas del campus gijonés ante la histórica y manifiesta desatención y cuando no dejación al respecto.

  • 4

No vamos a discutir el interés que puede tener también para Avilés esta titulación, pero la Universidad de Oviedo ya tiene un problema con la actual disgregación en varios campus. Aunque se tratase de un centro adscrito, la Universidad de Oviedo puede beneficiarse de esta nueva Facultad tanto más cuanto más le sirva para reforzar alguno de los campus actuales que tiene. En este contexto cobran sentido las palabras del Rector de llevar esta titulación para el campus de Mieres. Aquel tiene unos problemas estructurales de solución compleja. No cabe duda de que sería positivo para este campus, pero no la solución. Llevar esta titulación para Mieres, en mi opinión, sigue incidiendo en construir un campus sin crear los cimientos adecuados y solo llevará a una solución aparente a unos problemas mucho más profundos.

  • 5

Desde el campus gijonés hemos manifestado en varias ocasiones nuestro interés en acoger una Ingeniería Biomédica, una titulación de gran prestigio y porvenir y que ya se está llevando a algunos de los mejores jóvenes estudiantes asturianos a universidades de otras comunidades. Ingeniería Biomédica, Bioinformática, Teleasistencia, son nuevas titulaciones que el Principado acaba de mencionar este lunes entre las que demanda la sociedad asturiana para los próximos años y su lugar natural será el campus de Gijón. Las sinergias de estas titulaciones con Educación Física no son anecdóticas por ejemplo en el campo de ingeniería biomecánica.

En conclusión, el emplazamiento idóneo para esta nueva Facultad -y el grado que ya ha salido mencionado- es Gijón por confluir un fortísimo interés municipal junto con la posibilidad de crear la base universitaria sólida, con ramificaciones en el tejido universitario existente, social y empresarial.

No obstante, no debemos olvidar que la iniciativa viene del ámbito privado que, como es lógico, velará ante todo porque las cuentas salgan correctamente. Cuesta creer que ese ámbito privada no considerara a Gijón como una opción estupenda para que sus cuentas salgan, al menos, tan bien como en las otras ciudades.

Fotos

Vídeos