La utilidad del helecho en el estudio del estrés, en una obra coordinada por la Universidad de Oviedo

En la imagen, por la izquierda, Elena María Fernández (editora del libro), Mª Jesús Cañal Villanueva, catedrática de Universidad; Sandra García Granda, alumna de trabajo Fin de Master; Lucía Robles López, alumna de trabajo Fin de Grado; y Alejandro Rivera Fernández, doctorando, en el Campus de El Cristo. /UniOvi.
En la imagen, por la izquierda, Elena María Fernández (editora del libro), Mª Jesús Cañal Villanueva, catedrática de Universidad; Sandra García Granda, alumna de trabajo Fin de Master; Lucía Robles López, alumna de trabajo Fin de Grado; y Alejandro Rivera Fernández, doctorando, en el Campus de El Cristo. / UniOvi.

Se recogen en un libro coordinado por la profesora titular del Área de Fisiología Vegetal, Elena María Fernández

EFE

Un libro, coordinado por la profesora titular del Área de Fisiología Vegetal de la Universidad de Oviedo, Elena María Fernández González, recoge la utilidad de los helechos para estudiar la genética y tolerancia al estrés, ha informado la institución en un comunicado.

El volumen, titulado 'Current Advances in Fern Research', es un compendio de veinticinco capítulos elaborados por casi setenta autores de instituciones de trece países en el que se demuestra la utilidad de los helechos como modelo de estudio en investigaciones de campos como la fisiología, la genética, la genómica, la tolerancia al estrés, la evolución, la conservación, la medicina o la horticultura.

El primero de los cuatro apartados de la obra aborda la biología de estas plantas y las cuestiones relacionadas con la biotecnología; el segundo está dedicado a la evolución, la biodiversidad y la conservación, así como a los orígenes de las herborizaciones del género Azolla, conocido popularmente como «helecho de agua»; el tercero alude a la transformación, el metabolismo y la nanotecnología, mientras que el cuarto recoge estudios que surgen de la interacción entre los helechos y el medio ambiente.

Fernández González asegura que los helechos tienen «mucho que aportar», tanto en el campo de la investigación vegetal como en otros ámbitos, dadas sus múltiples interacciones con otros organismos, y defiende que profundizar en la biología de los helechos o de especies no modelo «resulta cada vez más asequible al amparo de las nuevas tecnologías, como las ómicas o las nano», para conocer en profundidad el desarrollo y la evolución de los organismos vivos.

Además de su papel de coordinadora, Fernández forma parte de un estudio que expone los resultados obtenidos en cultivos «in vitro» para dilucidar las claves que esconde una variante de embriogénesis asexual muy frecuente en helechos, que podría dar luz a la apomixis de plantas superiores o clonación de semillas.

Las investigadoras Cristina Soares y Anca Sutan, de la Universidad de Pritesti (Rumanía), inciden en el uso terapéutico de los helechos y proponen la fitosíntesis de nanopartículas de plata (AgNPs) a partir de extracto de esporas de la especie «Athyrium filix-femina» con actividad antitumoral, de potencial repercusión terapéutica.

Los trabajos de los doctores Bala, adscrito a la Universidad de Florida, y Dhir, a la Universidad de Delhi, versan sobre la alta eficiencia de muchas especies de helechos acuáticos y terrestres para extraer diversos contaminantes orgánicos e inorgánicos del medio ambiente.

Partiendo del papel ecofisiológico que desempeñan algunos helechos, como el género acuático Azolla, Sophie y Jan de Vries, de la Universidad de Dalhousie (Canadá), ahondan en las bases moleculares de la relación simbiótica entre hospedador y huésped y dan cuenta de la relevancia que tiene la relación simbiótica para la fertilización nitrogenada en cultivos como los arrozales, especialmente en aquellas zonas más vulnerables como el sudeste asiático, donde constituye el pilar de la dieta.

En la actualidad hay muchas especies de helechos y licofitos en situaciones comprometidas debido a la destrucción del hábitat, la recolección abusiva, las especies invasoras y el cambio climático y es «urgente» disponer de estrategias para asegurar su conservación «in situ» o «ex situ» (esto último se refiere fundamentalmente a jardines botánicos).

Daniel Ballesteros y Valerie Pence, del Kew Gardens (UK) y del Cincinnati Zoo (USA), respectivamente, alertan sobre la deficiencia de protocolos para la conservación de estas plantas, que reciben menos atención institucional y financiera que las plantas de semilla, tanto domesticadas como silvestres.

El almacenamiento de esporas habitualmente empleado en la conservación de helechos «ex situ» puede verse complementado por el de gametofitos y esporofitos para preservar y disponer de material en tareas de restauración e investigación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos