Un profesor denunciará ante la Fiscalía supuestas irregularidades en una contratación

Miembro de la comisión de selección que decidió una plaza en el área de Historia Moderna, cree que hubo prevaricación y falsedad documental

LAURA MAYORDOMO / ELENA RODRÍGUEZ GIJÓN.

El profesor titular de Historia Moderna de la Universidad de Oviedo Ismael Sarmiento presentará el lunes una denuncia ante el rectorado y la Fiscalía por presunta prevaricación en el proceso de adjudicación de una plaza de profesor ayudante doctor en su área. Según la argumentación que realizó ayer en el claustro, en el proceso iniciado el pasado verano también se habría incurrido en un supuesto delito de falsedad documental.

En su exposición, Sarmiento aseguró que, de los siete aspirantes, el finalmente elegido «no era el merecedor de la plaza», que la puntuación que le dieron los evaluadores estaba hinchada y que, si se hubiesen verificado todos los «méritos contradictorios alegados en su curriculum», hubiese ocupado la quinta posición, y no la primera. «El aspirante seleccionado por mayoría no lo fue bajo los principios constitucionales de igualdad, mérito y capacidad». «Se actúa a sabiendas, beneficiando a un candidato en detrimento de los demás». «La puntuación que le dieron no responde a los méritos alegados por él en su curriculum. Se sobrevalora, aumentándose a más del 50%», fueron algunas de las consideraciones que planteó quien precisamente fue integrante de las dos comisiones de selección que se constituyeron para conceder dicha plaza.

Dos procesos

Fueron dos porque, en enero de este año, tras una primera denuncia suya, como vocal de la comisión, y la reclamación de tres de los seis aspirantes rechazados -uno de ellos incluso llevó el asunto al Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 1 de Oviedo-, el rector resolvió anular la concesión de la plaza al candidato elegido. Pese a ello, según pudo saber EL COMERCIO, ese profesor sigue impartiendo clase.

Se constituyó entonces una nueva comisión de selección, en la que entraron dos miembros nuevos, pero su decisión fue idéntica a la de la anterior. Ismael Sarmiento, explicó ayer, emitió nuevamente un voto en contra de la decisión de otorgar la plaza al mismo candidato. Un candidato «de la casa», tal y como se refirió a él en la reunión claustral. Y, esta ocasión, los seis aspirantes que quedaron fuera -un asturiano, tres sevillanos, un vasco y un madrileño- optaron por presentar la correspondiente reclamación, basándose precisamente en su voto particular. Un voto en el que el profesor de Historia Moderna sostiene que, en este segundo proceso de selección, «se reincide en las mismas irregularidades», el procedimiento para fijar el baremo de puntuación «sigue sin ajustarse a norma» y, una vez más, «se sobrevaloran los méritos» del candidato elegido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos