La Universidad de Oviedo niega haber recibido «ninguna reclamación reciente» sobre el posible plagio de una tesis

La institución académica ha reconocido que «en este momento, la Universidad no está en disposición de saber si esos escritos se recibieron o no», al tratarse de una reclamación realizada en 2012

EUROPA PRESS

El Rectorado de la Universidad de Oviedo ha negado haber recibido «ninguna reclamación o consulta reciente» relativa a la denuncia del doctor en Geología por la Universidad de Granada José María Cantó Romera, que afirma que un exalto cargo de Hulleras del Norte S.A., Claudio Jesús Álvarez Rodríguez, plagió su tesis doctoral en la Universidad asturiana.

En un comunicado remitido a los medios la institución académica ha reconocido que «en este momento, la Universidad no está en disposición de saber si esos escritos se recibieron o no», al tratarse de una reclamación realizada en 2012.

La Universidad ha aconsejado al afectado que se dirija al actual equipo de gobierno de la Universidad «por los cauces formales» para efectuar esa reclamación. En el momento en que reciban dicha reclamación formal, el Rectorado «le dará curso, como siempre», y tratará de recuperar toda la información relativa al caso.

En caso de que fuese «necesario y procedente», los Servicios Jurídicos de la Universidad actuarían «tomando las medidas oportunas». Esto derivaría en la apertura de una investigación, dar audiencia a las partes y llevar a cabo todo un proceso que se hace a instancia de las partes interesadas y, en particular, de la parte perjudicada.

Cantó ha explicado que puso en conocimiento de la Universidad de Oviedo en 2012 lo ocurrido para denunciarlo, pero no obtuvo respuesta. Meses después, señala, volvió a contactar telefónicamente. Dice que le llamó una secretaria y que le dijo que no se podía hacer nada y que podía recurrir a la vía contencioso administrativa. «¿Alguien se da por aludido o prefiere ocultarse tras el ominoso silencio de la ignominia, se pregunta Cantó.

El geólogo se ha pronunciado en estos términos en los medios de comunicación andaluces Confidencial Andaluz y La Mar de Onuba, a través de un artículo donde relata todo lo ocurrido, aportando incluso las cartas que en su día envió al que entonces era rector de la Universidad de Oviedo en aquel momento, Vicente Gotor.

Cantó ha decidido ahora volver a insistir en lo que considera un «hecho indigno para la comunidad científica», aprovechando el «momento mediático», ya que afirma que lo que a él le ocurrió le recuerda al escándalo que se vive en la Universidad Rey Juan Carlos a raíz del máster de Cristina Cifuentes.

«¿Qué clase de responsabilidades se asumen por estos asuntos en España?», se pregunta Cantó. Presume que en la Universidad de Oviedo no le hicieron caso en su día, dado el poder que tenía la empresa Hunosa, en uno de cuyos puestos directivos estaría el supuesto plagiador.

No obstante, Cantó ha dicho que lo que debería hacer hoy día la Universidad de Oviedo es pedir su tesis a la Universidad de Granada y comparar ambos trabajo. «Comprobarían que es un plagio en toda regla, descarado», ha sentenciado.

La tesis que presentó Cantó en Granada el 30 de septiembre de 1990 se titula 'Factores geológicos y geotécnicos en el diseño, planificación y explotación de una mina subterránea«. Lo hizo mientras trabajaba en una empresa de Huelva, junto al que terminó siendo su presunto plagiador.

Cantó no ha tenido problemas en hacer público su nombre. «Me encantaría, que el señor (para mí no es Doctor) Claudio Álvarez se atreviera a acusarme de difamación ante la gravedad de lo que expongo. La realidad es que va a preferir un vergonzoso silencio para evitar que este asunto se haga mucho más público y le salpique a él y a otros posibles implicados», refiere.

La tesis presentada en Oviedo habría sido depositada el 14 de junio de 1991 con el título 'Sostenimiento con cables en minas subterráneas'. Álvarez, según afirma Cantó, había tenido pleno acceso a su trabajo de investigación, ya que era directivo en la misma empresa.

No fue hasta veinte años después cuando Cantó se percató que le habían plagiado su trabajo. «Me la enviaron y me sentí indignado», ha señalado. Por eso, intentó que la Universidad de Oviedo tomara cartas en el asunto. Pero no tuvo éxito. Lo atribuye al «juego de intereses» que existía en Asturias con Hunosa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos