El G-9 universitario insta a Educación a subsanar las «disfunciones» de la EBAU

E. C. GIJÓN.

La Comisión Sectorial de Estudiantes del G-9 de Universidades propuso ayer que la nueva prueba de acceso para cursar estudios superiores, la EBAU, «siga siendo similar a la anterior», la PAU (Prueba de Acceso a la Universidad) y que se «mejoren algunos de sus aspectos».

Esta es una de las conclusiones de la reunión celebrada en La Rioja por esta comisión del G-9, formada por las nueve universidades que son únicas públicas en sus respectivas comunidades autónomas, entre las que se encuentra la de Oviedo. Los responsables de los Vicerrectorados de Estudiantes del G-9 proponen cambios para la EBAU de 2018. Entre ellas, que se flexibilice el e flexibilice el tratamiento de los idiomas, de modo que los alumnos puedan elegir como lengua extranjera cualquiera de las ofertadas en segundo curso de Bachillerato y no se dé prioridad al Inglés. Piden agilidad al Ministerio de Educación para que ponga fin a «disfunciones» detectadas en la primera EBAU y que establezca medidas para minimizar el número de estudiantes «agraviados» por haber cursado un Bachillerato diferente del que se tienen que examinar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos