Los universitarios instan a Educación a aplicar una bajada progresiva de las tasas

Alejandro Ponomar, Leire Freire, Aida Pérez y Carla González, respaldados por varios compañeros de las Asambleas Abiertas de Estudiantes, durante su comparecencia en el Edificio Histórico. / HUGO ÁLVAREZ
Alejandro Ponomar, Leire Freire, Aida Pérez y Carla González, respaldados por varios compañeros de las Asambleas Abiertas de Estudiantes, durante su comparecencia en el Edificio Histórico. / HUGO ÁLVAREZ

Esgrimen el respaldo mayoritario del claustro para reclamar una reducción de los precios de matrícula a partir del curso 2018-2019

LAURA MAYORDOMO GIJÓN.

Dicen que, hasta ahora, han conseguido alguna que otra victoria parcial, pero no se dan por satisfechos. Por eso, los alumnos de la Universidad de Oviedo advierten de que seguirán dando la batalla por conseguir una reducción de las tasas de primera, segunda y sucesivas matrículas -que fueron congeladas este curso- y la equiparación «a la baja» de los precios de grado y máster. Ayer hicieron patente su ánimo de lucha en dos escenarios. Por un lado, en el Edificio Histórico de la Universidad, esgrimiendo la propuesta que llevaron al claustro del pasado 17 de noviembre y que contó con el respaldo mayoritario de los presentes (solo hubo 14 abstenciones).

Por otro, en forma de misiva, con el escrito que ayer mismo dirigieron al consejero Genaro Alonso instándole a tener en cuenta dicha propuesta y a que «como máximo responsable de la Educación asturiana trabaje activamente para conseguir que se materialicen los plazos contemplados en el documento». Es decir, a aplicar una rebaja progresiva de las tasas de matriculación a partir del próximo curso, el de 2018-2019.

A la espera de conocer en detalle si el proyecto de presupuestos regionales para el próximo año contempla una partida para este objetivo, los representantes de las Asambleas Abiertas de Estudiantes de la Universidad de Oviedo manifestaron ayer su disposición a «reunirnos e intentar consensuar entre todos un plan», explicó Leire Freire.

Después de que llegaran a plantear al Gobierno regional una rebaja progresiva para los próximos cuatro años que llegaría al 43% en el curso 2020-2021, afrontan ahora un nuevo escenario sin porcentajes predeterminados, pero con la intención clara de conseguir «una reducción significativa, importante», subrayó Freire.

Mientras tanto, las Asambleas Abiertas de Estudiantes mantienen su campaña de recogida de firmas para demandar una financiación pública suficiente para establecer unos precios de matrícula que garanticen el principio de equidad en el acceso a la Universidad. «Es el momento de que el Principado conceda unos presupuestos dignos que permitan afrontar la bajada de las tasas, de modo que el Gobierno materialice una solución a una necesidad que afecta a un alto porcentaje de población», argumentan los afectados.

1.028 euros de media

El propio rector, Santiago García Granda, que siempre se ha mostrado a favor del abaratamiento de los precios de matrícula, llegó a reconocer durante el último claustro que las tasas de la Universidad de Oviedo son un obstáculo a la hora de competir con instituciones académicas de comunidades vecinas, como Cantabria o Galicia.

El Gobierno central aprobó en 2012, vía decreto, ampliar las horquillas de precios para que las autonomías fijaran sus tasas universitarias. En estos momentos, España es el quinto país de la Unión Europea con la matrícula más cara. En Asturias, donde la primera matrícula lleva seis años congelada, el precio medio para los estudios de grado se sitúa en 1.028 euros. Hace ocho años costaba un 38% menos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos