Ventiladores para refrescar a las vacas

Ventiladores instalados en una ganadería de leche del concejo de Tineo.
Ventiladores instalados en una ganadería de leche del concejo de Tineo. / E. C.

Recurren a este sistema de refrigeración «tanto ganaderías de leche como de carne» | Aumentan los casos de mamitis y estrés entre el ganado por la sequía, lo que afecta también a la calidad de la leche

BELÉN G. HIDALGO / LAURA MAYORDOMO TINEO / GIJÓN.

El verano está resultando especialmente seco este año en el suroccidente asturiano. Ha sido una sequía anunciada, pues las precipitaciones fueron escasas todo el año y en invierno apenas se registraron nevadas. Todo ello ha puesto en alerta al sector ganadero, que ha visto cómo menguaba la cantidad de hierba para recoger y cómo se resentía la calidad de los pastos. Pero las altas temperaturas del estío han añadido otro dolor de cabeza al sector, sobre todo, a las ganaderías de leche. «El calor excesivo afecta al ganado, reduce la producción de leche y afecta incluso a la fertilidad, ya que puede inducir a abortos y reabsorciones embrionarias», explica Fernando Marrón, coordinador de Unión de Sectoriales Agrarias de Asturias (USAGA).

En el concejo de Tineo los ganaderos aseguran que el ganado sufre con las altas temperaturas. De hecho, afirman que es habitual que durante el verano las vacas contraigan mamitis o tengan estrés como consecuencia del calor excesivo. Sucede sobre todo, en las ganaderías estabuladas. «Las vacas que permanecen en las cuadras soportan mucho calor, por eso nos hemos visto obligados a poner en marcha diferentes formas de refrigeración», explica Vicente Álvarez, ganadero de Ordial de La Barca. En sus instalaciones ha instalado cuatro ventiladores con los que consigue mantener una temperatura idónea para su ganado. «Hay otras opciones como, por ejemplo, recurrir a aspersores con los que humedecer las cuadras; pero ahí nos encontramos con otro problema, también relacionado con la sequía: escasea el agua», argumenta este ganadero tinetense.

De la venta de ventiladores para que las cabezas de ganado sobrelleven el calor sabe bien José Iglesias. Él ha despachado este verano catorce aparatos de refrigeración para «casi todas» las ganaderías de Tineo. «Y no solo las de leche, también alguna de carne», apunta Iglesias, gerente de uno de la más de media docena de negocios de maquinaria agrícola del concejo. Otros han ido a parar a explotaciones ganaderas de Grado, Valdés, Cudillero o Cangas del Narcea. En función del tamaño y la potencia, los precios por aparato van de los 160 (más IVA) de los más pequeños a los 500 (más IVA) de los de mayor tamaño, de un metro por un metro. En cierta medida, la elevada demanda de este verano ha pillado por sorpresa a los comercios, donde estos aparatos no suelen ser mercancía habitual.

Evitar que las vacas contraigan mamitis es uno de los principales objetivos a la hora de utilizar estas técnicas de refrigeración. Vicente Álvarez cuenta que las pérdidas por cada res afectada por esta infección son «considerables». Al tratamiento a base de antibióticos hay que añadir las pérdidas en la producción: «Una media de 25 litros diarios. Y, normalmente, no se puede ordeñar la vaca durante cinco días. Así que te pones en pérdidas por el valor de 125 litros de leche», calcula.

Hay más perjuicios derivados de las altas temperaturas. Los ganaderos cuentan que, con un calor excesivo, el ganado tiende a consumir más agua que alimento y, con ello, se resiente la calidad de la leche. «Por un lado baja la cantidad de leche que generan y, por otro, la calidad del producto. Al beber más agua se obtiene una leche baja en grasa y en proteínas», afirman.

Medidas extraordinarias

Respecto a la situación del campo, la consejera de Desarrollo Rural y Recursos Naturales, María Jesús Álvarez descarta que la sequía -que al final no fue tan acusada como se preveía en junio»- esté afectando a los cultivos y a los pastos. Con todo, la Unión Europea ha atendido la petición de España, y varios otros países, afectados por la escasez de precipitaciones y, como medida extraordinaria, adelantará hasta un 70% el pago de las ayudas directas de la Política Agraria Común (PAC) a partir del próximo 16 de octubre. Hasta ahora, el máximo que se adelantaba era del 50%. También admite el adelanto del 85% de las ayudas de desarrollo rural, las contenidas en los fondos Feder. Asturias recibe 13 millones anuales por este concepto y otros 63 millones procedentes de la PAC. En este sentido, Álvarez afirmó que «se están ultimando los trabajos de control, tanto los administrativos como los de campo, para poder hacer efectivo ese adelanto» de ayudas.

Fotos

Vídeos