Las vías estatales de Asturias son las segundas más peligrosas del país

El último informe de siniestralidad de Fomento solo reconoce una mayor probabilidad de accidente en la red vallisoletana

R. MUÑIZ GIJÓN.

En los primeros días del año la Dirección General de Tráfico (DGT) acostumbra a detallar cuántos muertos han dejado las carreteras el curso anterior. Es un dato todavía incompleto, pues se basa solo en los siniestros fuera de poblado y tiene en cuenta los decesos dentro de las 24 horas siguientes al accidente. Lograr un cómputo más fiel exige que la información de los hospitales termine de llegar a la DGT, lo que consume unos meses más.

Con esos registros ya cerrados, el Ministerio de Fomento realiza un segundo ejercicio. Anota cuántas víctimas tuvo cada una de sus vías, y las pone en relación al tráfico que soportaba. Este trabajo permite dar con el índice de peligrosidad de la infraestructura, un cociente que vislumbra mejor cuántos coches deben pasar antes de que se produzca el siguiente percance.

El tiempo que llevan esos cálculos explica que el último informe, editado por el ministerio en junio, sea sobre los accidentes acaecidos en 2015. El resultado confirma una constante de los últimos años. Asturias se mantiene como una de las provincias con más accidentes en las vías estatales para el tráfico que soportan. El índice de peligrosidad de la red estatal en todo el país es de 9,1 pero en el Principado el cociente está siete puntos por encima. Solo Valladolid, con un índice de 29,9, tiene peor resultado. El saldo negativo asturiano se explica, sobre todo, por la frecuencia de percances en las vías convencionales y en las autovías. En la autopista de Huerna se aprecia por contra un descenso del peligro en los últimos ejercicios.

Fotos

Vídeos