«Buena parte de los juzgados asturianos están rindiendo al límite de sus posibilidades»

Vidau, momentos antes de su intervención en el Palacio de Valdecarzana, rodeado de políticos y presidentes de colegios. / PABLO LORENZANA

Ignacio Vidau, presidente del Tribunal Superior de Justicia, destaca que, pese a su elevada carga de trabajo, resuelven más asuntos de los que ingresan

DANIEL LUMBRERAS OVIEDO.

El presidente del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA), Ignacio Vidau, abrió ayer el año judicial en el ovetense Palacio de Valdecarzana calificando la situación de la Administración de Justicia, dentro del país «como buena». No obstante, después lanzó una advertencia: «Un año más, un buen número de juzgados y tribunales soportan una carga de trabajo excesiva, por lo que están rindiendo al límite de sus posibilidades».

Según el directorio del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), en Asturias hay 114 juzgados. El magistrado resumió la memoria de 2016 sobre su actividad, la cual revela que «la sociedad asturiana sigue siendo litigiosa». Así, el pasado año «se registraron en nuestros juzgados más de 129.000 asuntos», de los cuales 64.670 fueron penales, 56.962 procedimientos civiles, 13.664 laborales y 3.710 contencioso-administrativos.

Más noticias

La contraparte positiva es que «el número de asuntos resueltos es superior al de asuntos ingresados»: alcanzó la cifra de 136.728. En general, la tasa de resolución (la capacidad para solucionar las cuestiones pendientes) media de los órganos judiciales asturianos fue de 1,06. La jurisdicción penal fue la que más procedimientos juzgó, 1,07. En el otro extremo, la tasa de los Juzgados de lo Social fue del 0,97.

En cuanto a sentencias, el año pasado se dictaron en Asturias 39.083 y 56.846 autos. De dichas sentencias, se resolvieron 30.683 y se registraron 24.565 ejecuciones.

Vidau se felicitó por las «buenas estadísticas, que hablan por sí solas», no sin señalar que se deben al «excelente trabajo que los magistrados y jueces vienen desarrollando», en armonía con fiscales, letrados, médicos forenses y funcionarios.

Por su parte, el vocal territorial del CGPJ, Álvaro Cuesta, aplaudió «los datos de la memoria, tan elocuentes» y defendió la independencia del poder judicial, un «derecho de los ciudadanos» contra el que atenta «cercar edificios judiciales o regatear medios imprescindibles».

Al acto oficial de apertura del año judicial acudieron, entre otros, el presidente del Principado, Javier Fernández; los presidentes de todos los Tribunales Superiores de Justicia (que se reúnen por primera vez en Oviedo en una sesión de trabajo) excepto el catalán; la fiscal superior de Asturias, Esther Fernández; miembros de la Comisión Iberoamericana de Ética Judicial; diputados autonómicos, autoridades militares y presidentes de colegios profesionales asturianos (abogados, notarios...). A ellos quería exponer Vidau las «necesidades más acuciantes».

El presidente del TSJA recordó también que «este año es para la Justicia asturiana, si cabe, más especial que otros, pues celebramos 300 años al servicio de todos los asturianos, en una trayectoria histórica intachable». Y es que el 30 de julio de 1717, el rey Felipe V expidió la Real Cédula Fundacional de la Real Audiencia, el antecesor del actual TSJA. Vidau recordó, siguiendo al fallecido erudito Francisco Tuero Bertrand, que «los primero regentes (como el don Víctor de 'La Regenta') fueron firmes valedores de la institución» y tenían competencias para gobernar asuntos de la región, además de los judiciales.

Fotos

Vídeos