«No son violadores en serie, sino chicos sin respeto a la mujer»

En 1986, un individuo, conocido como 'el violador de la Feve', aterrorizaba a las mujeres en Gijón. Violó a 19. Convencida de que la víctima de violación tenía muy difícil demostrar lo ocurrido, abrió en Gijón la primera Asociación de Violadas de Asturias. Tres décadas después, la asociación se ha convertido en el Centro de Atención a Víctimas de Agresión Sexual y Maltrato (Cavasym), el único dispositivo asturiano que atiende a las víctimas de agresión sexual. De su experiencia, Mariti Pereira tiene claro que «no solo es que ahora se denuncie más, también está pasando algo. Hemos creado unas generaciones de jóvenes que no han crecido en valores».

Las más formadas de la historia, las nacidas en democracia, «no tienen consciencia del daño que causan». Una mayor permisividad, unos altos consumos de droga y alcohol llevan a que «haya más agresiones que nunca entre jóvenes. No hablamos de violadores en serie, sino de chicos que no respetan a la mujer».

Fotos

Vídeos