Viviendas para jóvenes, eje central para luchar contra la despoblación

Edificio de viviendas en construcción en Avilés. / MARIETA
Edificio de viviendas en construcción en Avilés. / MARIETA

El Plan Demográfico ve imprescindible rehabilitar y mejorar el parque residencial en la zona rural para conseguir el reequilibrio territorial

MARCO MENÉNDEZ GIJÓN.

Asturias cerró el año pasado con una población de 1.034.449 habitantes, con una densidad de 100 ciudadanos por kilómetro cuadrado. El gran problema es que la mayor parte de la población asturiana se concentra en el área central, mientras que las alas sufren despoblamiento y envejecimiento. El 'Plan Demográfico del Principado de Asturias 2017-2027' tiene como uno de sus principales objetivos evitar la exclusión de las zonas rurales, es decir, el reequilibrio territorial, mediante el impulso de servicios y equipamientos que respondan a las necesidades de la población.

Elemento fundamental en esta política es favorecer el acceso a la vivienda, incluida la rehabilitación, mejora y adecuación del parque residencial ya existente. De esa manera se mantiene el patrimonio edificado al tiempo que se adapta a las necesidades de los ciudadanos. Y la población joven de la zona rural es uno de los objetivos destacados. Por ello, el plan demográfico prevé la inversión, durante los próximos diez años, de 74,4 millones de euros para ayudas al acceso a la primera vivienda de los jóvenes, especialmente en el mundo rural.

Más información

Viviendas vacías

Para la atención a la demanda de vivienda, el plan del Principado prevé 172 millones de euros a invertir en los próximos diez años. 82,8 de ellos estarían destinados a fomentar el alquiler de vivienda, promocionando el programa de intermediación para movilizar viviendas vacías. Otras actuaciones a resaltar pasarían por universalizar la promoción pública de viviendas e impulsar proyectos innovadores de vivienda colaborativa para jóvenes y mayores, con una dotación estimada de 46,7 millones de euros, y adecuar el parque residencial a medidas innovadoras de rehabilitación y uso de viviendas públicas vacías en el medio rural, con otros 32,1.

Pero si se pretende ese desarrollo de la vivienda en las zonas rurales, es necesario acometer otras políticas complementarias, sobre todo en gestión, servicios, equipamientos e infraestructuras. Todo pasa por optimizar costes, potenciar a las villas como aglutinadoras de servicios y equipamientos descentralizados, incentivar al personal de las administraciones públicas para que permanezcan en el medio rural, potenciar las plataformas web de las administraciones y la administración digital y reducir las trabas burocráticas para facilitar la actividad empresarial.

La transversalidad de las políticas en este objetivo es, si cabe, más patente al pretenderse una calidad de servicios y equipamientos con independencia del lugar de Asturias donde se viva. Así, se prevé el uso del transporte escolar también para el público general en la zona rural, aprovechar las rutas escolares en periodos no lectivos, el apoyo a las oficinas de farmacia en el medio rural, utilizar las escuelas y centros sanitarios como puntos para la prestación de servicios de internet, mantener las unidades a partir de cuatro alumnos en Educación Infantil y Educación Primaria y conservar unidades a partir de diez alumnos en Educación Secundaria Obligatoria, implantar una potente plataforma telemática que refuerce la Atención Primaria y la consulta con especialistas, desarrollar la teleasistencia y la e-salud, coordinar la ordenación y planificación territorial en el Área Central de Asturias y potenciar la red de villas costeras, entre otros asuntos.

Actividad económica

La diversificación y la actividad económica en la zona rural sería otro pilar de estas actuaciones. Y para ello se prevé invertir 72,8 millones en impulsar el emprendimiento en la zona rural, a través de proyectos de diversificación Leader, en colaboración con los grupos de desarrollo rural, con subvenciones dirigidas a la modernización de las explotaciones agrarias, apoyo a las micropymes agroalimentarias, diversificación productiva y mejoras agroforestales, ampliando la dotación de servicios a las entidades locales y concediendo ayudas de 25.000 euros a jóvenes por su incorporación a la actividad económica rural.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos