«En algunas zonas la basura está a la altura de las casas», dicen los vecinos

Alfredo García, en una fotografía de 2016 señalando hacia las instalaciones de Cogersa.
Alfredo García, en una fotografía de 2016 señalando hacia las instalaciones de Cogersa. / J. S.

El presidente vecinal de Campañones, Alfredo García, asegura que el gobierno «no contó con nosotros para nada» en la confección del documento

ÓSCAR PANDIELLO GIJÓN.

«Llevamos muchos años así, dándole vueltas al asunto del vertedero y nadie toma una decisión que ayude a mejorar nuestra situación». El presidente de la asociación de vecinos de Campañones, Alfredo García, acogió ayer con resignación las últimas noticias del Principado sobre el futuro del vertedero. Campañones, precisamente, es la población más cercana a las instalaciones de Cogersa, una situación que influye directamente en el día a día de sus vecinos. «Los últimos diez años han estado pensando sobre la situación y ahora parece que seguiremos así hasta que ya no haya sitio donde meter más basura», lamenta García.

Ante la alternativa escogida por la consejería, el representante vecinal de Campañones se muestra escéptico. Para él, la incineradora era la opción más deseable para combatir «los malos olores» y la proliferación de animales derivada de la actividad de las instalaciones, una solución que no choca con las intenciones del gobierno regional para potenciar la recogida selectiva de residuos. «Hay sitios que funcionan perfectamente reciclando y con incineradora», añade. La falta de espacio, asimismo, supone uno de los mayores problemas ante el futuro aumento del vertedero. «De todas formas, hay muchos millones ahí metidos y no creo que se plantee llevarlo a otra parte. ¿Por qué tienen que seguir ampliando aquí y no lo llevan a otro sitio», se pregunta.

Ante el plan presentado por la consejería de Infraestructuras, Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Alfredo García lamenta que desde la administración apenas hayan contado con su punto de vista. «No cuentan con nosotros para nada. Hacen lo que consideran sin consultar desde hace años», asevera.

Una solución «difícil»

Los vecinos de Serín, por su parte, se muestran satisfechos por la marcha atrás en la incineradora. No en vano, ya mostraron en asamblea su rechazo al proyecto por motivos medioambientales. La alternativa escogida, sin embargo, no parece demasiado halagüeña a ojos de Luis Junquera, presidente vecinal de la parroquia. «La solución es difícil y potenciar el reciclaje no creo que sea suficiente. Mientras tanto, el nivel de basura va a seguir creciendo y en algunas zonas ya está a la altura de las casas», sostiene el representante vecinal.

Para tomar conciencia de su decisión, varios vecinos de la parroquia visitaron una incineradora de residuos similar a la que se proyectaba en la zona. «Después de verla se decantaron por votar en contra», apunta Junquera. De cara al futuro, los vecinos de la parroquia no descartan volver a convocar una asamblea para pronunciarse sobre el nuevo plan de acción, que estará activo hasta 2024. «Empieza a haber algo de rechazo porque parece que todo nos tiene que caer a nosotros, como en el asunto de la nueva perrera», argumenta.

Victorio Fernández, presidente de la asociación de vecinos de Ambás, otra de las zonas limítrofes al vertedero, ha preferido no pronunciarse hasta que estudie a fondo el nuevo texto. «Hay que ver la nueva planta que quieren construir y echar cuentas para ver si es rentable», argumenta. Por tanto, y a falta de analizar el plan en su conjunto, el representante vecinal solo pide que las nuevas actuaciones «no supongan un derroche que no se vaya a amortizar ni en cien años».

Fotos

Vídeos