Piden que las zonas quemadas en octubre de 2017 se incluyan en las ayudas de la PAC

Piden que las zonas quemadas en octubre de 2017 se incluyan en las ayudas de la PAC
Terreno quemado en el concejo de Allande. / D. ARIENZA

La Unión de Campesinos Asturianos advierte de que irá a los tribunales si no se contabilizan las áreas declaradas como catastróficas

Sara García Antón
SARA GARCÍA ANTÓNGijón

Una excepción a la normativa que rige cómo se contabiliza la denominada superficie PAC, aquella que se puede beneficiar de las ayudas de la Política Agrícola Común. Es lo que pide la Unión de Campesinos Asturianos. Que se haga una excepción y cambien los criterios por los que se computa este territorio, una modificación que quieren que se ciña a las zonas que resultaron afectadas por los incendios que asolaron Asturias, especialmente el suroccidente de la región, en octubre del año pasado. Unos fuegos -se llegaron a contabilizar 35 focos, recuerda UCA- que provocaron daños en 19 concejos y que motivaron que el Consejo de Ministros declarara, el 10 de noviembre de ese mismo año, el territorio quemado como zona afectada gravemente por una emergencia de protección civil. Es decir, lo que antes se denominada zona catastrófica.

Es a esa declaración a la que se aferra la Unión de Campesinos Asturianos para basar su reclamación -remitida a la Consejería de Desarrollo Rural del Principado y, también, al Ministerio de Agricultura-. Piden que esos terrenos que fueron catalogados como zona catastrófica sean la excepción a la exigencia de que las zonas PAC tengan que cumplir los criterios de admisibilidad durante todo el año natural. Apela a las circunstancias «excepcionales y de fuerza mayor» que recoge un real decreto de 2014 como salvedad.

«Dado que los solicitantes de dichas ayudas deben fijar la superficie hasta finales de mayo, pedimos que se modifiquen los criterios establecidos por la Consejería de Desarrollo Rural y la superficie quemada, dentro de la zona declarada como afectada, pueda contabilizarse como superficie PAC», dice UCA, colectivo que encabeza José Ramón García Alba.

Este último añadía que la Unión de Campesinos está dispuesta a emprender acciones legales si no se da respuesta a su petición. «El terreno que fue pasto de las llamas se ha ido regenerando y vuelve a tener uso agrario. Si bien durante los primeros meses de 2018 se encontraba en fase de recuperación, para el final de la primavera la cubierta vegetal se encontrará plenamente restaurada», dijo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos