Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
AVILÉS - GIJÓN - OVIEDO | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Asturias

Asturias
Los productores dicen que sólo las pomaradas de más de cinco hectáreas resultan rentables
Piden ayudas de la Administración para profesionalizar un sector con una base todavía muy artesanal El Principado destaca el éxito de los programas de asesoramiento técnico
Vota
0 votos

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
La rentabilidad de las pomaradas es la clave del sector sidrero asturiano y asunto que centró el debate de ayer en las V Jornadas Técnicas del Sector Agrario en el Siglo XXI: Sidra y Manzana, que organiza el Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Industriales de Asturias, en el marco de Agropec 2007. Un experto como el productor y lagarero Samuel Menéndez Trabanco indicó que «la rentabilidad de las pomaradas comienza a partir de las cinco hectáreas de superficie, cuando se producen unos 150.000 kilos. Con menos, no hay nada que hacer».

Este asunto salió a colación de una pregunta formulada en la mesa redonda sobre 'Producción de manzana en el siglo XXI', ya que la mayoría de las explotaciones son de pequeño tamaño. Otro productor de manzana, José Madiedo, se mostró convencido de que «las plantaciones van a tener mucho futuro, porque cada vez hay menos manzana y más demanda».

Pero para ello es necesaria la profesionalización, asunto que apuntó otro productor, Pablo Echanove, quien indicó que «hay que lograr la profesionalización de los cosecheros, para romper con la historia negra de la manzana y la poca renta que genera al agricultor. Tenemos que mirar al futuro con esa perspectiva de rentabilidad, pero la Administración debe incentivar el cultivo de árboles, ayudar al mantenimiento de las fincas y subvencionar la compra de terrenos para plantar pomaradas, ya que cada vez son más los terrenos tractorables que se han convertido en praos por la falta de cultivos. Tenemos que conseguir el relevo generacional explicando a la gente del campo que el cultivo del manzano puede ser rentable», apuntó Echanove.

Los tres productores coincidieron también en la necesidad de impulsar la investigación, con el fin de superar el problema de la vecería -los manzanos asturianos dan cosecha cada dos años- y de erradicar algunas plagas que afectan mucho a estos árboles, como los ratones de campo.

El sector cuenta tanto con ventajas como con desventajas. Hay que tener en cuenta que no existe una normativa que limite la cantidad de producción, al contrario de lo que ocurre con el sector del vino, pero, por contra, una vez que se plantan manzanos de sidra hay que esperar entre cuatro y seis años para que comiencen a producir.

Para ayudar a los productores está la Agrupación Asturiana de Cosecheros de Manzana de Sidra (Aacomasi), cuyo gerente, Jorge García, también intervino en estas jornadas. Resaltó «el asesoramiento técnico que se está haciendo en el sector, con la puesta en marcha de las técnicas más novedosas, lo que es fundamental para la rentabilidad de las pomaradas».

Algunos de los datos que proporcionó Jorge García son que una máquina de recogida de manzana consigue entre 80 y 90 toneladas al día, es decir, «lo mismo que una cuadrilla de trabajadores en todo un mes. Apañar con máquina sí que puede abaratar los costes, pero lo que hay que decidir es si se quiere ser artesano o no».

En cuanto a los precios que puede alcanzar este año la manzana de sidra, en la campaña de recogida que comienza mañana, Jorge García indicó que «varían año a año. Las de denominación de origen llegaron en la última campaña a 0,35 euros el kilo como media, aunque todo depende de los contratos individuales que se hacen. Ahora, la manzana para sidra sin denominación está a 0,24 euros, pero seguirá subiendo y creo que puede quedar no muy lejos del precio de la manzana con denominación de origen».

«Más calidad»

En representación de la Administración regional participó Enrique Nuño, director general de Ganadería y Agroalimentación, quien destacó que «no podemos cambiar el territorio que tenemos, que no facilita la mecanización de las pomaradas. Pero eso debemos convertirlo en una cualidad, ya que el proceso de recolección y selección manual de la manzana hace que la que llegue a los lagares sea de más calidad que la que viene de fuera, por lo que tenemos que darle valor añadido».

Nuño defendió la política de asesoramiento que se desarrolla en Asturias y aseguró que «el Principado tiene una línea de apoyo a las agrupaciones de tratamiento integrado para que contraten a un técnico asesor. Ahora hay dos técnicos que están funcionando muy bien, pues son grandes profesionales, y el sector lo está valorando. Lo vamos a potenciar, porque la demanda de los cosecheros está en aumento. Tampoco nos debemos de olvidar del trabajo que está desarrollando el Serida».
Vocento
SarenetRSS