Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
AVILÉS - GIJÓN - OVIEDO | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Cultura

JULIO CONCEPCIÓN FILÓLOGO Y ESCRITOR
«El futuro del asturiano está en respetar la lengua de los nativos»
35.000 términos 'ilustran' el 'Diccionario etimológico de toponimia asturiana', la última obra del filólogo y escritor lenense
25.03.08 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
«El futuro del asturiano está en respetar la lengua de los nativos»
AUTOR. Julio Concepción, con su nueva obra. / LUIS SEVILLA
Tan sólo hace falta echar un vistazo a su currículo. Julio Concepción (Herías, 1948) -filólogo y catedrático de Lengua y Literatura- cuenta con varias obras en su haber que alimentan su condición de escritor. La toponimia, el lenguaje y su concejo natal, Lena, ilustran parte de su biografía. Después de varios años de trabajo, ha publicado el 'Diccionario etimológico de la toponimia asturiana', un completo repaso durante 1.300 páginas a la condición, el origen y el entorno de miles de topónimos en asturiano.

-'Diccionario etimológico de la toponimia asturiana' es el título de su último libro. ¿Cómo surgió la idea sacar adelante una recopilación de 35.000 topónimos?

-Era algo que faltaba en asturiano. Había muchos estudios de toponimia, pero no uno divulgativo sobre un patrimonio asturiano que se está perdiendo. Me dediqué a recoger testimonios de paisanos durante ocho o diez años y obtuve todas estas palabras, que fueron puestas ahí por ellos, no por químicos ni científicos.

-Quizás una de las mayores bazas de su obra radique en ese origen de los términos, obtenidos de una 'gigantesca encuesta' por los pueblos de Asturias.

-Salieron de los que usan ese lenguaje. Lo que hice fue coger lo que dicen los paisanos y las paisanas del campo, los pescadores... En realidad, la gente recuerda esos nombres porque antes se usaban para señalar la función que tenían las cosas con Pumarín (de 'pumares', 'pomar') y Viesques (de 'viesca', bosque espeso en asturiano).

-Sin embargo, la transmisión de la cultura asturiana y su lenguaje de generación en generación parece que es una tradición que está en peligro de extinción.

-Antes, los abuelos se lo transmitían a los nietos para que lo usaran, pero se ha perdido un poco la relación con el topónimo. Ahora se enseña menos, aunque los paisanos saben para qué se usan las cosas que están debajo de los nombres.

-¿Qué diferencias aprecia entre el asturiano que se habla en las grandes ciudades y el de los pueblos?

-El asturiano rural ha quedado algo marginado y se intenta imponer una vertiente más moderna y centralizada, pero el problema es que en Oviedo no hay vaqueiros. La llingua auténtica es la de Teverga, Proaza, Somiedo, Lena...

Contradicción

-Pero esto se contradice con la población de las grandes ciudades, que es donde vive más gente.

-En Oviedo, Gijón y Avilés está el 60% de la población, pero en realidad se habla un asturiano distanciado de los topónimos. Esa lengua habita en otro sitio, en la montaña. Allí, los paisanos usaban el lenguaje de las cabañas para definir el entorno. Los nombres están puestos ahí por ellos y eso es lo guapo.

-¿Y cómo es la llingua que se habla en las ciudades?

-Con un léxico y una terminología distintos. En muchos casos se coge un asturiano demasiado urbano y no se aprovecha lo rural. Pienso que las palabras de una lengua deberían pasar las terminologías científicas; eso es prestigiarla y aprovecharla. Por ejemplo, nadie dice La Helguera en lugar de La Felguera. Los nombres son como son, preciosos, pero puestos en su sitio y sin manipular. No hay que usarlos de manera tendenciosa y tomarlos exactamente como dicen los paisanos.

-¿Y usted cómo lo ha reflejado en su libro?

-El diccionario es un lenguaje de los paisanos. Puede haber alguna contradicción y cambios respecto a una palabra (caso de Laviana, Llaviana). Ante la duda con dos términos, respeto lo que me dicen e incluyo ambos.

-¿Qué le parece el uso de los dobles topónimos, en castellano y en asturiano?

-Los nombres deberían ponerse como son en realidad (Xixón en vez de Gijón). El castellano en Asturias es una lengua superpuesta y en realidad los topónimos no están asturianizados, son topónimos asturianos que se han castellanizado. Oviedo es Uviéu, pero mientras no sea oficial.... Dicen que no es oficial, pero ¿quién se atreve a poner Helechosa? Pues es lo mismo, aunque puede haber algunos casos dudosos. En definitiva, respetar la lengua madre es algo sagrado.

-En sus rutas para escribir el libro, ¿qué ha encontrado?

-El lenguaje de cada sitio y lo que me dicen los paisanos, que es lo que a mí me gusta.

-¿Podría confundir a alguien que sólo se empleen términos en asturiano?

-El asturiano es una lengua románica y pienso que la gente no se equivocaría. Además, eso valdría de verdad para que se recuperara el asturiano. No quiero llegar a un sitio donde encuentres un topónimo totalmente transformado, eso es algo que no tiene sentido y quiere decir que el asturiano no se quiere o se olvida.

-Entonces, ¿dónde piensa Julio Concepción que está el futuro de la llingua asturiana?

-En el respeto a la lengua de los nativos al ritmo de su evolución. Los nombres son universales y la toponimia es la que mejor conserva las palabras. Todo el mundo sabe mucho de paisaje y toponimia, pero hay que escuchar a las gentes, a ver qué dicen, y a partir de ahí interpretar y ver la riqueza de topónimos que tenemos en Asturias.

-Respecto a la normalización lingüística, ¿en qué punto ve al Principado respecto a otras regiones?

-Estamos más atrasados porque se respetaron poco las variantes que tenían los pueblos. Por ejemplo, en toda la zona de Quirós, Teverga, Lena, Aller... se pronuncia 'ch', no 'll'. Sin embargo, en el diccionario de la Academia de la Llingua se quitaron los dos puntos y hay que decir llamarga. Un diccionario normativo debería respetar muchas variantes distintas.

-¿Qué le parece el trabajo de la Oficina de Política Llingüística?

-Se esforzaron en poner los nombres tal y como están en los pueblos, y salvo excepciones, me parece buena su labor porque consultan al pueblo. Hay que dejarse de interpretaciones desde el centro y respetar, no difuminar.

-¿Existe ese respeto a la enseñanza del asturiano?

-Es donde ocurre lo más grave. El asturiano de las zonas rurales no se valora y respecto al asturiano más 'nuevo', no tiene el suficiente prestigio y a este paso, se perderán los topónimos y los refranes. Me da pena que el asturiano aún esté tan marginado.

| Comparte esta noticia -

¿Qué es esto?

Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS