Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
AVILÉS - GIJÓN - OVIEDO | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Portada

04.07.09 -

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
La Venganza es dulce y además no engorda
E s el título exacto del último libro de Gervasio Posadas. Desventuras de un ejecutivo en ciernes de por vida. Guarda en almidón y conservada en lavanda, con el mismo esmero que una abuela desdentada atesora su traje de boda, una humillación que transmutó su futuro en lodo. Pero no del de los baños, que por lo menos mejora la piel. No. Barro del que deja huella en el currículo. Por casualidad descubre al culpable de su sino y traga quina de la que intenta deshacerse programando venganzas página a página, mientras sus planes fracasan sucesivamente ahogados entre el aguinaldo de los filetes de cerdo de su jefe, los insultos de su artística madre y los consejos de un poster de Los Ángeles de Charlie.
Una de mis venganzas preferidas es la del Conde de Montecristo. El agraviado Edmundo Dantés teje con hilo fino, sacando a la luz los pecados de sus verdugos. Hasta el flautista de Hammelin se venga a golpe de flauta mágica. Y se lleva los niños felices y contentos a una cueva.
Quiero una flauta de esas. Y los papás, y los profes de instituto, y las niñeras, y los abuelos, y la tía Juani. La busqué en Hammelin.
Quizás no la encontré porque era un viaje programado de esos de «tienen ustedes 3 horas, a las 17:30 arranca el autobús». La guía y el autobusero juegan a imaginar -para no tener cargos de conciencia-, que los que no están a la hora les gusta tanto el lugar que se quedan a vivir.
En la versión del grupo de teatro La Cajita de Música, que actuó en el Auditorio de Avilés, cambiaron las motivaciones del flautista; la compensación monetaria, por el amor de la hija del alcalde. A ustedes les venderán que el amor lo puede todo y que a los niños hay que enseñarles valores.
La verdad: con la crisis, no había dinero ni de mentira para el flautista.

| Comparte esta noticia -

¿Qué es esto?

Opina

* campos obligatorios
Listado de comentarios
Vocento
SarenetRSS