El Comercio

Cuatro bañistas rescatados del mar en Salinas antes del inicio de la temporada

Un grupo de personas sigue desde el paseo el rescate del domingo :: / SERGIO LÓPEZ
  • castrillón

  • El joven trasladado el domingo por la tarde al hospital se recupera y un surfista sufre una profunda herida al clavarse una quilla

El joven que fue rescatado la tarde del domingo por dos surfistas cuando se ahogaba en la playa de Salinas, abandonó ayer la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital San Agustín y se recupera en planta. No fue el único accidente que perturbó la tranquilidad de las muchas personas que disfrutaban del sol en el arenal castrillonense. Apenas una hora después, a las 19.40, los servicios médicos de urgencia tuvieron que regresar a Salinas para atender a un surfista que presentaba un profundo corte en un costado, bajo la axila. Se lo hizo la quilla de otra tabla de surf con la que chocó, fortuitamente, mientras cogía una ola, y fue igualmente trasladado al Hospital San Agustín. Según distintos testigos, de la herida manaba abundante sangre.

P. J. R. E, el primero de ellos, fue rescatado in extremis. «Cuando por fin logramos sacarlo del agua estaba azul, inconsciente», manifestó ayer Javier Toro 'Java', una de las dos personas que participaron en el rescate. Es un conocido surfista de Salinas y sabe bien los peligros que entraña bañarse en la zona de El Espartal. «Allí, entre el edificio Gauzón IV y las dunas, convergen dos corrientes. Si te pones nervioso e intentas luchar contra ellas de frente estás perdido. Lo que hay que hacer es dejarse llevar o nadar en paralelo a la costa. Al final acabarás saliendo, porque las corrientes terminan al llegar al lugar donde rompen las olas», precisa. 'Java', como es conocido en el mundillo del surf, no tenía la tabla consigo. «Estaba en la playa tomando el sol y escuché las voces de auxilio de un niña y de un joven de unos veinte años», P. J. R. E. 'Java' continúa su relato. «Entonces vi a un surfista dirigirse hacia ellos, y yo me lancé detrás, a nado». Una vez alcanzó el lugar en que se encontraban «el surfista cogió a la niña, que tendría unos quince años, y la sacó con la tabla, y yo me quedé en el agua con el chaval».

Llevarlo a tierra no resultó sencillo. «Estuve allí al menos veinte minutos, quizá más, no sé. Aunque el mar estaba bastante tranquilo la corriente tiraba duro», señaló. Cuando finalmente consiguió ganar la orilla «con la ayuda de unos amigo pensamos que el chaval estaba muerto. Había tragado mucha agua y no se movía, y yo estaba agotado», precisó.

Una pareja de enfermeros que causalmente se encontraba en la playa prestó los primeros auxilios a la niña y especialmente al joven. «Creo que su actuación fue decisiva. Le hicieron la respiración artificial y masaje cardíaco, y para alivio de todos recuperó la conciencia». Poco después llegaron la policía, la ambulancia y el helicóptero que trasladó a P. J. R. E. al hospital en estado grave.

Java fue ayer a visitarlo. «Estaba bien, entubado pero bien», concluyó su 'salvador'.

El joven y la niña elevan a cuatro el número de bañistas rescatados en los últimos días en la playa de Salinas, todos en el mismo lugar, en la zona de El Espartal. El jueves, otro surfista sacó del mar a dos jóvenes que también se vieron atrapados en la corriente. Ambos fueron atendidos por el personal médico de una ambulancia, pero no fue necesario trasladarlos al hospital. Eso sí estaban completamente agotados, sin fuerzas para remontar la duna.