El Comercio
Soraya Calvo.
Soraya Calvo. / MARIETA

Soraya Calvo: «El 'sexting' es una terapia de autoestima»

  • La pedagoga interviene en el curso sobre sexología y medios de comunicación organizados por la Universidad de Oviedo

«Antes se guardaban fotos de tu pareja desnuda o se enviaban cartas eróticas. El 'sexting' siempre ha existido, sólo cambia el formato». La pedagoga Soraya Calvo es una de las ponentes del curso 'Sexología: sexualidades, educación y medios de comunicación', que se inició ayer en el edificio de Servicios Universitarios de Avilés, y se extenderá hasta el 25 de julio.

Calvo fue la encargada de dar las claves para enviar contenidos eróticos a través de las nuevas tecnologías -'sexting'- sin correr riesgos, ante los 25 alumnos y profesionales de toda España que se han inscrito en este curso. «Estamos en un mundo globalizado que nos utiliza como compraventa. Debemos tener conciencia de la intimidad y ser dueños de las informaciones y de nuestro cuerpo», explicó.

La pedagoga afirmó que el 'sexting' es una práctica «realizada por todos» y que presenta beneficios para las relaciones en pareja porque «supera límites geográficos y temporales, es una terapia de autoestima y una forma más de comunicación y diversión». A pesar de que el envío de contenido erótico es un ejercicio más asociado a personas jóvenes, «los adultos llevan un mayor recorrido y buscan nuevas formas de relacionarse. Lo hacen de forma más sofisticada», explicó Soraya Calvo.

Este curso está organizado por la Universidad de Oviedo y dirigido por Ana Fernández y José Joaquín Arrieta, y es un clásico del verano avilesino. La primera jornada sirvió «para romper el hielo y que los participantes se den cuenta de qué va esto. Tenemos un grupo muy variado», afirmó Fernández. «En esta ocasión queremos analizar las relaciones entre la sexología y los medios de comunicación y enseñar que estos temas no siempre se tratan de forma correcta», explicó la directora del curso.

Iván Rotella, sexólogo y otro de los ponentes del ciclo, añadió que los jóvenes están «sobreinformados, no tienen formación y no saben gestionar todo el caudal informativo que les llega». Al respecto dijo que «hay miles de páginas de medicina en Internet, por mucho que las lea, jamás seré médico», apuntó Rotella.