El Comercio

Una moneda 'made in Avilés'

Miguel Ángel de Santiago, con el primer billete de la 'pesetacoin', que ha diseñado.
Miguel Ángel de Santiago, con el primer billete de la 'pesetacoin', que ha diseñado. / MARIETA
  • De Santiago trabaja como diseñador gráfico desde hace más de 30 años, aunque este trabajo ha sido diferente a todos los demás

En internet ya circula una nueva moneda, de carácter virtual y que sirve para hacer compras de forma totalmente regulada y legal, cuyo diseño es obra de un avilesino, el diseñador gráfico Miguel Ángel de Santiago. El proyecto arranca, hace más o menos un año, de la empresa Coomercia que se encarga de su impresión y distribución desde Motril (Granada), y a través de la Fundación Pesetacoin busca «fomentar el uso de las criptomonedas» para realizar transacciones comerciales, y más concretamente la 'pesetacoin'.

De Santiago trabaja como diseñador gráfico desde hace más de 30 años, aunque este trabajo ha sido diferente a todos los demás. No en vano, no todos los días se diseñan los billetes de una nueva moneda que se va a poder utilizar en cualquier parte del mundo. La 'pesetacoin' está empezando a conocerse en la red, aunque «ya nos han pedido información y datos, para poder utilizarla en China, Estados Unidos, Nueva Zelanda...».

Los interesados en operar con esta criptomoneda, que es similar a la más famosa, 'bitcoin', -ha sido diseñada a partir de ella, y de otra denominada 'litecoin'- pueden comprar un paquete de 200 por un precio de aproximadamente 7 euros (9.95 con los gastos de envío), «aunque el precio de la moneda depende del interés de otros usuarios y de las operaciones, así que fluctúa», explica De Santiago.

El diseñador ha tenido vía libre para elaborar el primer billete de la nueva divisa a su gusto, incluyendo algunos elementos que sirven como homenaje. Por ejemplo, unos caracteres chinos «que significan buena suerte y felicidad», y que pidió que fueran incluidos Fernando Molina, uno de los directores del proyecto, como guiño a los 'probadores' (se denominan mineros en el lenguaje de la red) del país asiático. «También aparece por primera vez la efigie de Felipe VI», que además obligó a cambiar el diseño porque la puesta en marcha de la moneda pilló a sus responsables en plena abdicación de su padre. «El billete quiere ser un homenaje a la antigua moneda española y tiene los mismos tonos que aquel billete ocre de 100 pesetas», indica De Santiago.

En el anverso aparece la Unión Europea, el nuevo monarca, una cruz de Asturias y un holograma láser además de un código QR personalizado para poder leerlo con el teléfono. Y para el reverso quedan la Alhambra de Granada y un motivo de un mosaico de azulejo vidriado, el cardenal Belluga, natural de Motril, los caracteres chinos y la realización del billete y su fecha de expedición. Además, se ha incluido un número de teléfono que permitirá hacer un seguimiento y ofrecer todas las garantías a sus inversores. De momento, se distribuirán 1.000 billetes «entre coleccionistas» y como recuerdo, porque la moneda seguirá siendo de carácter virtual.

Y el siguiente paso es seguir dándola a conocer, llegar a acuerdos con empresas de todo tipo para que se permita el uso de esta divisa, muy segura, como insiste De Santiago, a pesar de las polémicas recientes especialmente con 'bitcoin'. «Es fiable, y hay que adaptarse, al principio nadie quería usar las tarjetas de crédito», apunta.