El Comercio

«Luego nos quejaremos de que nos faltan árboles»

Los restos de los plataneros han desaparecido prácticamente por completo.
Los restos de los plataneros han desaparecido prácticamente por completo. / MARIETA
  • La tala de los siete plataneros en la Pista de la Exposición genera opiniones distintas entre los vecinos

Después de la polémica tala de los siete plataneros de la Pista de la Exposición, los vecinos de Avilés tienen distintas opiniones sobre si fue una medida necesaria o no, el debate sigue abierto en la zona de Las Meanas. El Ayuntamiento alegó que los árboles fueron talados el lunes por motivos de «seguridad y funcionales». Algo que algunos critican, aunque otros como Eulogio Menéndez cree necesario, «esos árboles estaban mal, ya no pintaban nada, murió un hombre no hace tanto -en 2007-, lo que hay que hacer es plantar unos árboles nuevos y que vayan creciendo para que siga habiendo una zona verde».

Laureano Rodríguez también ve con buenos ojos la tala, y le parece «muy buena la iniciativa del Ayuntamiento de ampliar la zona de juegos infantiles», Rodríguez también se quiso acordar de lo sucia que está habitualmente esa zona «igual esto ayuda para que esté más limpia».

Pero también hay quien no es tan partidario de esta tala. Encarna López, cree que lo que se ha hecho con este espacio es «una pena, luego haremos como siempre y nos quejaremos de que nos faltan árboles en la ciudad, encima estos que llevan aquí toda la vida». Para López, está «muy bien» que el Ayuntamiento quiera ampliar la zona para juegos infantiles y añadir un espacio de gimnasia para mayores, pero «será que no tienen metros de cemento para aumentarlo en la otra dirección y respetar los plataneros. Por último, no cree que los árboles estuvieran tan mal y defiende que «la caída de una rama es un accidente y puede pasar en cualquier otro momento. Si fuese por eso, entonces que quiten todos los árboles, las farolas, las tejas, las señales, todas las cosas que puedan caer cuando haya mal tiempo».

Los ecologistas son los más críticos con esta decisión. David Díaz del grupo ornitológico Mavea, aseguró ayer a LA VOZ, que «es una vergüenza que en Avilés cada vez que hay una obra aumenta el cemento y disminuyen los árboles, y estos no son sólo un objeto decorativo». Y defendió que «si fuera verdad que los árboles estuvieran enfermos... que lo dudo, porque uno puede ser, pero los siete, sinceramente no me lo creo... Pero si lo estuvieran, no hace falta talarlos, las enfermedades de los árboles se pueden curar».