El Comercio

La UCE denuncia que los residentes de Los Canapés pasan el fin de semana en la cama

Sillas de ruedas alineadas en la residencia de mayores de Los Canapés.

Sillas de ruedas alineadas en la residencia de mayores de Los Canapés. / Marieta

  • El Principado niega deficiencias en el servicio o falta de personal, mientras los trabajadores aseguran que la plantilla está «bajo mínimos»

Hasta 60 horas encamados por falta de personal. Esa es la situación de algunos de los internos de la residencia de mayores de Los Canapés, según una denuncia realizada ayer por la Unión de Consumidores de Asturias (UCE). El colectivo asegura que los residentes de este centro pueden llegar a permanecer en la cama «desde el viernes a las 20 horas hasta el lunes por la mañana».

La situación, según detalló ayer Dacio Alonso, presidente de la UCE, en un comunicado, se debe a que «ha habido traslados de personal y no se ha cubierto una plaza». Esta circunstancia motivaría que no hubiera trabajadores suficientes para atender correctamente a todos los usuarios del geriátrico avilesino. Pero Alonso va incluso más allá, al asegurar que la decisión de actuar de esta manera habría venido desde la propia dirección del centro. La orden tendría como fin que «el personal no tenga demasiado trabajo», según asegura.

La UCE censura esta situación, por considerar que perjudica a los residentes del geriátrico, que en ocasiones permanecerían «unas 60 horas seguidas sin moverse», y anima a los familiares de los mismos a denunciar unas prácticas que considera «contrarias a la dignidad y al respeto» de los mayores.

La Consejería de Servicios y Derechos Sociales, por su parte, ha negado las acusaciones vertidas por la Unión de Consumidores y ha rechazado «categóricamente» que falte personal encargado de la atención de las personas usuarias en esta residencia de mayores. El Principado afirma que «no sólo se cumple escrupulosamente con la normativa vigente, sino que también se supera el ratio de personal que se ha establecido tanto para las residencias públicas como concertadas».

Servicios Sociales también ha querido rebatir que la atención a los internos sea deficiente, asegurando que en Los Canapés se cumple «con todos los protocolos de actuación previstos en los centros de mayores» y que, en el hipotético caso de que algún usuario deba permanecer en cama «por prescripción médica», estas personas reciben «todas las atenciones necesarias» por parte de los trabajadores.

El Principado arremetió contra la UCE por el comunicado emitido en el día de ayer y pidió «respeto» tanto para los residentes como para el personal del centro, al que ha querido reconocer expresamente «su profesionalidad y dedicación».

Tampoco el comité de empresa del ERA reconoció ayer una atención deficiente a los residentes. Nicanor González, representante de la Corriente Sindical de Izquierdas, puso en duda que los mayores puedan permanecer tantas horas sin ser movilizados. «Si eso ocurre es como para montar un escándalo», dice.

Personal insuficiente

Lo que sí aseguró es que el personal de las residencias «está muy justo en todos los servicios», una situación que han estado denunciando en los últimos años. «En Los Canapés, como en otros sitios, se está a mínimos todos los días», afirma. Los mayores problemas se dan durante los fines de semana y también cuando hay que cubrir bajas o vacantes porque «falta cobertura».

González aprovechó para denunciar la política de la consejería de mantener las plantillas «bajo mínimos», y exige priorizar «la calidad asistencial sobre el presupuesto». Al mismo tiempo, también llamó la atención sobre el hecho de que esta vez sean los familiares de los usuarios los que den la voz de alarma, ya que «hasta ahora se les ha visto muy poco en las manifestaciones en defensa de las reclamaciones de los trabajadores del ERA».

Nicanor González recordó que fue la presión sindical la que motivó el cierre de la antigua residencia Jovellanos y la apertura del nuevo centro residencial del Nodo.