El Comercio

El registro civil hospitalario multiplica las incidencias en los juzgados de la comarca

Ventanillas del Registro Civil en Avilés, en el interior de los juzgados.
Ventanillas del Registro Civil en Avilés, en el interior de los juzgados. / MARIETA
  • Las inscripciones incompletas y la falta de documentación obligan a las familias a desplazarse igualmente y ralentizan el trabajo en sede judicial

Se esperaba que la inscripción de los niños recién nacidos en el Registro Civil desde el mismo centro sanitario en el que vienen al mundo aligerase los trámites burocráticos y presenciales de las familias. Buenas intenciones que la puesta en marcha está desvelando demasiado optimistas. Desde el Registro Civil de Avilés y los Juzgados de Paz de Castrillón y Corvera, donde también se puede realizar este trámite, confirman que muchas de las inscripciones realizadas en el Hospital San Agustín son incompletas, falta documentación y ello obliga a llamar a los padres. Así, el desplazamiento que la Ley 19/2015, de 13 de julio, de medidas de reforma administrativa en el ámbito de la Administración de Justicia y del Registro Civil pretendía evitar no se cumple. Al final, muchos de los progenitores tienen que pasar por las oficinas del registro.

«Yo creo que a los trabajadores les dieron un folleto con cuatro explicaciones y ninguna formación, y de ahí vienen los principales problemas. Nosotros que estamos formados para ello y conocemos todos los supuestos que pueden darse en la inscripción de un bebé, algo que la persona que está en el hospital no sabe y que la aplicación informática no reconoce», afirman desde Castrillón.

En el Registro Civil de Avilés la situación es parecida. Han tenido que solucionar la inscripción de parejas en las que uno de los miembros, si no los dos, es divorciado y no constaba la sentencia firme de separación o divorcio, o alumbramientos de madres solteras de las que en la inscripción que llega del hospital no consta si tienen hijos anteriores o no, entre otras cosas, porque en el centro hospitalario no se pide el libro de familia. Este lunes, sin ir más lejos, llegó vía telemática el registro de un niño cuyos padres viven en Oviedo, pero el parto coincidió en Avilés. La ley permite empadronar al hijo en el lugar donde ha nacido, pero exige la presentación de los certificados de empadronamiento de los padres.

Este supuesto en Corvera y Castrillón, donde no hay paritorios, está a la orden del día. «Cuando quieres inscribir a un niño fuera del concejo en el que nace, como pasa con todos los niños aquí, es necesario aportar una declaración de los padres y el empadronamiento, algo que en el hospital no se sabe y que la aplicación no contempla. La persona de allí se limita a hacer lo que pide la aplicación y como ésta está mal pensada, ya la tenemos liada», concretan desde el Juzgado de Paz de Castrillón. En el caso de estas dos instituciones de Corvera y Castrillón apuntan que, a veces, ellos mismos no pueden solucionar el problema. «Tenemos que llamar a Avilés y al hospital e ir sacándonos las castañas del fuego unos a otros porque sino sería imposible. Nosotros vamos conociendo la aplicación a medida que surgen los problemas», aseguran.

Administrativo judicial

Circunstancias diversas que para el personal de juzgados son el día a día, pero desconocidas para los administrativos que han asumido estas función en el Hospital San Agustín. «Si el sistema estuviera bien hecho lo lógico sería que se encargara de él un administrativo judicial, que para eso es nuestro trabajo», reivindican en Corvera.

Aquí centran el problema en que los ordenadores no están en red. «Se hace para ahorrar tiempo, pero tienen a dos personas haciendo el mismo trabajo. Al no estar en red, en el hospital se rellena el formulario que después debemos volver a hacer aquí y rectificar los errores». Y uno de lo más comunes tiene como protagonista al libro de familia. Sigue siendo necesario en trámites oficiales como solicitud de ayudas o salidas del país, por eso, pese a lo que se diga en el hospital, es necesario sacar el libro de familia y eso se sigue haciendo en el Registro Civil.